miércoles, 28 de abril de 2021

Book tag 9: Un libro


Hacía tiempo que no hacía ningún book tag y este, que encontré a través de Google en el blog Una vida entre palabras, me pareció cortito y ameno. Siempre me ha parecido un formato estupendo para hablar de libros, así que, empecemos con él.

Un libro que te inició en el mundo de la lectura
Supongo que la mayoría nos hemos iniciado en la lectura gracias a los cuentos que nos leían cuando éramos pequeños y, en mi caso, ese cuento que siempre me leían antes de dormir era Tres gatitos (desconozco el autor y el cuento está en casa de mis padres). Con él y con los libros de Micho me inicié en este maravilloso mundo de la lectura.

Un libro al que le escribirías otro final
Supongo que a La ciudad de la lluvia de Alfonso del Río, una novela con un buen argumento, personajes y ambientación que estaba disfrutando muchísimo hasta que llegué al final y me chafó todo el libro. Ya lo he comentado pero los finales abiertos o aquellos en los que nos plantean varias posibilidades para que seas tú quien decidas… lo siento pero no puedo con ellos.

Un libro que te hubiera gustado escribir tú
El mundo de la escritura no está hecho para mí y soy pésima en este sentido, y en muchos otros también, pero no me hubiera importado escribir La Celestina. Lo leí por obligación en el colegio y pensé que era un tostón de libro pero me terminó gustando mucho más de lo que pensaba.

Un libro en el que te gustaría vivir y si pudieras ser un personaje ¿cuál serías?
No podría decir uno solo ya que me gustaría ser Sherlock Holmes y haber disfrutado de la persecución en el Támesis así como deduciendo las pistas en El signo de los cuatro. Tampoco me hubiera importado ser Galeno en la antigua Roma y poder conocer todos los tejemanejes del imperio romano en Yo, Julia o ser Lucrecia y poner la vida de Biralbo patas arriba en El invierno en Lisboa, entre muchos otros personajes y libros.

Un libro que no pudiste dejar de leer
El chico de las bobinas de Pere cervantes, me duró un suspiro y eso que son más de quinientas páginas, pero fue empezar y no parar hasta terminarlo. Muy buena lectura que os recomiendo si aún no la habéis leído y que trascurre en los años de postguerra en Barcelona.

Un libro del que hayas aprendido algo
De unos libros se aprende más y de otros menos pero soy de la opinión de que todos los libros son una fuente de conocimiento maravillosa y nosotros somos los que hemos de extraer ese aprendizaje de sus páginas.

Hasta aquí este cortito book tag con el que espero haberos hecho pasar un rato ameno.

martes, 20 de abril de 2021

Novela de ajedrez

Autor/a: Stefan Zweig
Título original: Die Schachnovelle
Traductor/a: Manuel Lobo
Edición: 9ª ed.
Editorial: Acantilado
Año de edición: 2010
Número de páginas: 94
ISBN: 978-84-95359-45-2

Tras el buen sabor que me dejó Veinticuatro horas en la vida de una mujer quería leer algo más de este autor que escribe con un conocimiento de la naturaleza humana como ningún otro así que, animada por las buenas críticas que había leído, me animé con la lectura de esta corta narración que tiene como eje principal el milenario juego de ajedrez.

Durante la travesía en un trasatlántico desde Nueva York a Buenos Aires un narrador, del que sólo conocemos su atracción por la naturaleza humana y su afición al ajedrez –rasgos que hacen pensar en cierto paralelismo entre el narrador y el autor-, nos presenta a los dos protagonistas de la novela; por un lado, a Mirko Czentovic, el campeón mundial de ajedrez, un hombre tosco, introvertido y de aspecto rudo y, por otro, al Sr. B., un hombre cultivado, inteligente y educado.

La historia comienza cuando nuestro narrador siente curiosidad por conocer a Czentovic tras haber oído ciertos rumores sobre su persona; entre ellos, que no es capaz de mantener una mínima conversación y que su inteligencia está al mismo nivel que sus modales pero, sin embargo, es capaz de jugar al ajedrez como un autómata.

Para poder atraer la atención de Czentovic planea jugar al ajedrez y, tras comprobar que jugar con su esposa no despierta el más mínimo asomo de interés en el campeón, deberá ingeniárselas de otra forma. Para ello se servirá de McConor, un millonario fanfarrón que accede a jugar con nuestro narrador que al enterarse de que Czentovic viaja en el mismo barco es capaz de pagar una pequeña fortuna para jugar contra él.

Tras perder varias veces seguidas, McConor decide financiar una partida simultánea entre Czentovic y un grupo formado por varios pasajeros del barco, entre los que se encuentran él y nuestro narrador. Cuando Czentovic está a punto de ganar la partida, irrumpe explosivamente el Sr. B. que, con un par de movimientos, logrará lo que nadie había conseguido hasta el momento: hacer tablas a Mirko Czentovic.

¿Quién es este misterioso señor que ha sido capaz de poner en un aprieto al mejor jugador del mundo? El misterio sobre su persona se irá desgranando a medida que el Sr. B. cuanta su terrible y desgarradora historia, así como los motivos que le impulsaron a irrumpir en la partida de la forma en que lo hizo.

Zweig hace gala de su profundo conocimiento del alma humana en esta novela magistralmente escrita que mantiene ese halo misterioso entorno al Sr. B. hasta el último minuto.

Con un desenlace apasionante, el lector se siente como un espectador capaz de disfrutar de las partidas ajedrecísticas sin necesidad de tener unos grandes conocimientos sobre este juego.

Por último, y a modo de curiosidad, deciros que el propio Zweig fue un gran apasionado del ajedrez y que se inspiró para escribir esta novela tras leer, y jugar con su esposa, las grandes jugadas de los maestros del ajedrez y que fue publicada por primera vez en Argentina en el año 1942.

Portada: https://imagessl2.casadellibro.com/a/l/t0/52/9788495359452.jpg

miércoles, 7 de abril de 2021

Los girasoles ciegos

Autor/a: Alberto Méndez
Edición: 14ª ed.
Lugar de edición: Barcelona
Editorial: Anagrama
Año de edición: 2007
Número de páginas: 155
ISBN: 978-84-339-6855-5

Hace ni sé los años que tenía pendiente la lectura de este libro y, como es cortito y no dispongo de todo el tiempo que quisiera para leer, me pareció buen momento para ponerme con él.

Este libro recoge cuatro historias o, como dijo el propio Méndez, cuatro derrotas que nos narran una época que muchos no hemos conocido físicamente pero sí a través de nuestros abuelos o a través de los libros de historia. Una época de silencio y miedo donde expresar unos ideales concretos podía tener como consecuencia la muerte o, en el mejor de los casos, la cárcel. Cuatro historias que, aunque independientes entre sí, se terminan mezclando para contarnos que tras una guerra sólo quedan muertos, lágrimas y dolor.

La primera historia, Si el corazón pensara, dejaría de latir, nos habla del capitán Alegría, un oficial del ejército franquista que asqueado de tanto horror decide rendirse ante el bando republicano el mismo día que las tropas golpistas entran en Madrid. Ni republicanos ni franquistas entienden los motivos de su rendición porque, los primeros, le consideran un loco y, los segundos, un desertor. Pero nadie entiende que su rendición obedece a que ha formado parte de un ejército que no quería ganar una guerra, sino matar a su enemigo.

La segunda historia, Manuscrito encontrado en el olvido, es una especie de diario que un joven poeta escribe en una braña de los montes de Somiedo contándonos por qué huye junto a Elena, su novia, de diecisiete años y embarazada, y cómo ella muere al dar a luz a su hijo en pleno invierno. Esa braña que es refugio de la vida también lo será de la muerte. Este relato es el que más me ha gustado por ser el más intimista y sobrecogedor de los cuatro y por transmitir las sensaciones de un joven que tiene que madurar a golpe de tan duras circunstancias.

La tercera historia, El idioma de los muertos, versa sobre Juan Serna, un estudiante comunista encarcelado en Porlier que trata de alargar su vida contándole al juez militar que instruye su causa, y a su mujer, lo que quieren oír sobre su hijo muerto. Un ser despreciable que Juan convertirá en un patriota heroico a los ojos de sus padres hasta que ya no soporta seguir mintiendo y les cuenta la verdad sobre lo despreciable que fue su hijo.

La cuarta y última historia, Los girasoles ciegos, nos habla de Lorenzo y sus padres: Ricardo y Elena. Lorenzo es un niño que está acostumbrado a ver cómo su padre tiene que vivir oculto tras las cortinas, en la oscuridad, sin que nadie lo vea, ni le sienta, ni le oiga, y que ha de encerrarse en un armario cada vez que suena el timbre de la casa y sus vidas se paralizan por unos segundos. El miedo y las mentiras hacen que Ricardo siga con vida hasta que el hermano Salvador, que confunde el amor con la lujuria y la lascivia, se obsesiona con Elena y un día irrumpe en su casa, dejándose llevar por su obsesión por ella, hecho que provoca un sobrecoger final.

Son cuatro relatos a cual más duro pero escritos con una prosa muy cuidada, poética en algunos momentos, cuyos personajes son cercanos porque, como dice la contraportada, todo lo que se narra en este libro es verdad pero nada de lo que se cuenta es cierto.

Libro altamente recomendable por la sensibilidad y melancolía que transmite pero también por ser un reflejo de una parte de nuestra historia que no debemos olvidar para que no vuelva a repetirse.

Es una lástima que Alberto Méndez falleciera once meses después de que se publicara Los girasoles ciegos, su primera y única obra, que ha sido galardonada, entre otros, con el Premio Setenil 2004 al mejor libro de relatos publicado en España y el Premio Nacional de Narrativa 2005.

Si mal no recuerdo, en 2008 José Luis Cuerda llevó al cine esta obra con las interpretaciones de Javier Cámara y Maribel Verdú, centrándose especialmente en el segundo y cuarto relato de la obra de Méndez.

Portada: https://unodelibros.files.wordpress.com/2012/07/img_20120721_074133.jpg