miércoles, 23 de diciembre de 2020

Felices fiestas


Aunque este año sea más atípica que nunca ya está aquí la Navidad y, pese a no ser unas fechas que me gusten especialmente, os quería desear que paséis unas buenas fiestas y que las disfrutéis como buenamente podáis. Sé que echaremos de menos a las personas que queremos y con las que no podemos compartir estos días pero ya queda menos para volver a crear momentos para recordar. Si decidís viajar para estar con vuestros familiares, por favor, tener cuidado en todos los sentidos y no sólo en la carretera.

Por mi parte aprovecharé estos días de vacaciones para hacer un parón bloguero, desconectar y reencontrarme con los pequeños placeres de la vida. Espero que terminéis estupendamente este annus horribilis y que 2021 os depare solo cosas buenas.

Hasta la vuelta, felices fiestas.

La maldición de Hill House


Autor/a: Shirley Jackson 
Título original: The haunting of Hill House
Traductor/a: Óscar Palmer Yáñez 
Edición: 1ª ed. 
Lugar de edición: Madrid 
Editorial: Valdemar 
Año de edición: 2008 
Número de páginas: 256
ISBN: 9788477026211

La maldición de Hill House se publicó por primera vez en 1959 y, actualmente, está considerada como una de las novelas más brillantes del género de terror gótico del siglo XX, convirtiendo a Shirley Jackson en una de sus figuras más brillantes, y en la que Stephen King se inspiró para escribir El resplandor. Con una premisa así es fácil sucumbir a los encantos de una novela en la que Hill House, una mansión solitaria y de siniestra reputación, es el eje principal de la historia.

Conoceremos al doctor John Montague, especializado antropólogo cuya vocación real es analizar las manifestaciones sobrenaturales en casas encantadas; por ello, tras oír hablar de los extraños fenómenos que tienen lugar en Hill House decide alquilarla y ver qué es lo que sucede en dicha mansión. Pero no estará sólo ya que contará con la ayuda de Eleanor, una joven que se ha pasado la vida cuidando de su madre; Theodora, una vivaracha artista y Luke, sobrino de la propietaria de Hill House.

El grupo parece congeniar bien desde un principio y, tras las debidas presentaciones, todos le preguntan a Montague por qué están en Hill House; las dos jóvenes por haber respondido voluntariamente a su llamamiento y Luke por imposición de su tía. También les cuenta que la historia de la mansión está rodeada de escándalos donde la locura, el suicidio y las demandas judiciales tienen su protagonismo así como que todos los anteriores inquilinos abandonaban la casa antes de lo previsto y advertían a todos para que se mantuvieran lejos de Hill House.

Qué es lo que sucede para despertar esas advertencias es algo que os dejo descubrir por vosotros mismos si os adentráis en las páginas de La maldición de Hill House.

Shirley Jackson crea una historia de terror psicológico con unas buenas descripciones, especialmente de la casa a la que dota de vida propia y que parece observar a sus visitantes, desde un halo oscuro y siniestro donde puertas y ventanas que se dejan abiertas se cierran por sí solas, entre otras cosas. Sin embargo la creación de los personajes me ha parecido floja, con actitudes infantiles, muy planos y poco creíbles. No he conseguido congeniar con ninguno de ellos y el personaje de Eleanor, sobre el que recae la mayor parte del peso argumental, es el que más tedioso me ha resultado por no decir que es insoportable.

Sé que hay mucha gente a la que este libro le ha gustado mucho pero, para mí, lo más destacable es los acontecimientos que suceden por cuenta de la propia casa, es decir, las manifestaciones paranormales y me hubiera gustado que se ahondara más en ellos pero la autora los corta rápidamente y hace que algunos personajes le resten importancia. Esto, unido a lo que comento de ellos, ha hecho que no disfrute de La maldición de Hill House y que su lectura se me haya hecho muy tediosa pese a que los capítulos son cortos y el estilo de Jackson es bueno. Tampoco han contribuido los personajes secundarios, especialmente la Sra. Montague (por prepotente y arrogante), ni la Sra. Dudley que, aunque podría haber dado más juego, me ha resultado muy repetitiva respecto a sus obligaciones como empleada de Hill House.

Con el final también he tenido mis más y menos ya que, por un lado, me ha parecido predecible pero, por otro, es lo que toca en una historia como esta. Que me hubiera gustado otro final en el que la casa en sí misma hubiera puesto la guinda, pues sí, aunque tal vez sea así y no he sabido apreciarlo como tal.

No sé si es que tenía unas expectativas muy altas con esta novela o que no la he leído en el mejor momento pero La maldición de Hill House, pese a tener elementos más que atrayentes, no ha sido la lectura sobre casas encantadas que espera encontrar.

jueves, 17 de diciembre de 2020

Empezando nueva lectura 19


Después de leer Westwood, lectura que no me terminó de convencer del todo, me apetecía volver a leer una historia ambientada en época de guerra con las que suelo disfrutar bastante, así que, cuando vi La luz que no puedes ver de Anthony Doerr me animé a cogerlo prestado en la biblioteca. Eso sí, esta vez no voy con las expectativas demasiado altas porque hay opiniones para todos los gustos respecto a este libro. A mí, de momento, me está gustando.
Marie-Laure vive con su padre en París, cerca del Museo de Historia Natural, donde él trabaja como responsable de sus mil cerraduras. Cuando, siendo muy niña, Marie-Laure se queda ciega, su padre le construye una perfecta miniatura de su barrio para que pueda memorizarla gracias al tacto y encontrar el camino a casa. A sus doce años, los nazis ocupan París y padre e hija tienen que huir a la ciudad amurallada de Saint-Malo. Con ellos se llevan la que podría ser la más preciada y peligrosa joya del museo.
En una ciudad minera de Alemania, el joven huérfano Werner crece junto a su hermana pequeña, cautivado por una rudimentaria radio que ambos encuentran. Werner se convierte en un experto en construir y reparar estos aparatos cruciales para los nuevos tiempos, un talento que no pasa desapercibido a las Juventudes Hitlerianas.
Siguiendo al ejército alemán, Werner deberá atravesar el corazón en guerra de Europa. Hasta que en la última noche antes de la liberación de Saint-Malo los caminos de Werner y Marie-Laure por fin se crucen. Y sus vidas cambien para siempre.
Esta es la lectura que me acompañará en el fin y comienzo de año. Y a vosotros, ¿qué libro os acompaña en estos días?

jueves, 10 de diciembre de 2020

El bosque sabe tu nombre

Autor/a: Alaitz Leceaga
Edición: 1ª ed.
Lugar de edición: Barcelona
Editorial: DeBolsillo
Año de edición: 2020
Número de páginas: 626

En marzo de este año descubrí a Alaitz Leceaga con Las hijas de la tierra, novela que disfruté mucho y que me dejó con ganas de seguir leyendo algo más de esta autora bilbaína; por eso me he animado con la que fue su primera novela en el panorama literario, El bosque sabe tu nombre.

Retrocedemos en el tiempo hasta los años veinte para viajar a Basando, un pueblo ficticio de la costa vasca, donde conoceremos a las gemelas Zuloaga: Estrella y Alma, idénticas a excepción del color de los ojos, ya que Estrella tiene heterocromía, pero ésta no será la única característica que las distinga puesto que Alma es capaz de hablar con los muertos mientras que Estrella parece no poseer ningún don especial.

Pese a ser hijas de marqueses y disfrutar de una vida acomodada, con todo tipo de lujos, a las gemelas les gusta jugar en el sombrío bosque cercano a su casa. Una tarde, tras haber hecho una de sus habituales incursiones, deciden volver por los acantilados de la costa y Alma ve a su abuela Soledad. Eso sólo significa una cosa, que está muerta y su espíritu se les presenta para contarles su historia y la maldición que pesa sobre sus nietas; puesto que una de ellas morirá antes de cumplir quince años.

Todo trascurre con normalidad hasta la víspera de la funesta fecha. En villa Soledad, la casa de los Zuloaga, se prepara una fiesta de la que todo el mundo hablará con motivo del cumpleaños de las gemelas. Entre las risas, conversaciones y discurrir del festejo, algo sucede y la profecía se cumple impidiendo que una de las hermanas apague las velas de la tarta.

A partir de aquí el fantasma de la difunta acompañará a su gemela a todos los rincones a los que le lleva la vida, desde el internado suizo al que la mandan tras la fatídica fiesta hasta un rancho en Estados Unidos. ¿Conseguirá volver a Basondo? ¿Quién de las dos gemelas es la que sobrevive a la maldición? Y qué es lo que pasó en la fiesta son cosas que descubrirás si te animas a adentrarte en las páginas de El bosque sabe tu nombre.

Nuevamente me he encontrado ante una historia que engancha desde sus primeras páginas si bien he de decir que me costó congeniar con una de las gemelas, a medida que iba leyendo, fui comprendiendo su carácter altivo, caprichoso y envidioso y los roces se fueron disipando.

Escrito en primera persona por la gemela superviviente –obviamente no puedo decirlos quién es porque os destriparía la lectura- será ella quien nos cuente en primera persona la historia de la familia Zuloaga así como la de dos personajes secundarios que tendrán bastante peso en la trama: Carmen y Catalina.

Leceaga vuelve a hacer gala de un lenguaje sencillo y unas descripciones muy vívidas en las que parece que puedas sentir el romper de las olas sobre el acantilado del Cantábrico o sentir la humedad sombría del bosque en el que juegan las gemelas y que será un escenario clave a lo largo de la historia. También los personajes vuelven a estar bien descritos y definidos, tanto los principales como los secundarios y cada uno cumple perfectamente su función, pero si tuviera que elegir entre uno de ellos me quedaría con uno de los secundarios: Catalina. Conocer su historia –que la vas intuyendo poco a poco- y ver cómo evoluciona su personaje a lo largo de las páginas me ha gustado tanto como la historia de las gemelas Zuloaga.

El bosque sabe tu nombre es una historia de celos, envidias y venganzas pero también de cómo era el papel que desempeñaba la mujer a principios del siglo XX, de las diferencias entre clases sociales y la lucha por la supervivencia en un mundo de hombres.

A lo largo de sus más de seiscientas páginas, que se estructuran en cuatro partes, y que se leen con fluidez gracias a capítulos no excesivamente largos y a la abundancia de diálogos, he vuelto a notar que algunas páginas sobran y que el componente fantasioso o mágico que poseen las hermanas Zuloaga está sobredimensionado en algunos momentos y no me ha terminado de convencer del todo pero tampoco soy muy entusiasta de la fantasía.

Pese a todo ha sido una lectura entretenida que ha cumplido las expectativas que tenía puestas en ella pero, no sé si será porque lo leí en primer lugar o porque la historia en sí misma me gustó más, me quedo con Las hijas de la tierra. Supongo que el que sea su segunda novela también influye en pulir personajes y pequeños detalles pero no le quito merito ninguno a El bosque sabe tu nombre que me sigue convenciendo para que lea la siguiente obra que publique Alaitz Leceaga.

Portada: https://www.labiblos.com/imagenes_grandes/9788413/978841314173.GIF

sábado, 5 de diciembre de 2020

Yo, mi, me... contigo


Autor/a: David Safier
Título original: Plötzlich Shakespeare
Traductor/a: Lidia Álvarez Grifoll
Edición: 1ª ed.
Lugar de edición: Barcelona
Editorial: Seix Barral
Año de edición: 2011
Número de páginas: 301

Últimamente no tengo mucho tiempo ni ganas para dedicarle a la lectura así que aprovecho los viajes en autobús (un día de estos me paso la parada) y por ello he buscado algo ligero y entretenido. Como los anteriores libros de Safier, Maldito karma y Jesús me quiere, me hicieron pasar muy buenos ratos pensé que con esta novela también lo haría.

Pues bien, teniendo en cuenta que no es la quinta esencia literaria y que lo busca es el entretenimiento del lector, tengo que decir que éste propósito se cumple pero, a diferencia de los anteriores títulos, esta vez no me he reído a carcajadas ni he esbozado una sonrisa. En Yo, mi, me… contigo la protagonista es Rosa, una treintañera frustrada con su trabajo de profesora de primaría, infeliz con el físico que le ha tocado en suerte y que sigue suspirando por Jan, su exnovio, pese a que éste vaya a casarse con Olivia, la típica mujer perfecta en todos los sentidos de la palabra.

Rosa pasa sus días aguantando a sus insufribles alumnos y lamentándose por haber perdido al hombre de su vida hasta que un día acepta la invitación del profesor de gimnasia para ir al circo. Allí ve el espectáculo de Próspero, un hipnotizador capaz de enseñar el potencial del alma a todo aquel que se someta a una sesión de hipnosis para saber qué fue en una vida anterior. Fascinada al ver cómo un hombre tímido y sin mucho coraje se transforma en Bufalo Bill, decide ir a ver a Próspero tras terminar la actuación. Este hipnotizará a Rosa, transportándola al pasado, con la buena o mala fortuna de tener que compartir cuerpo y alma con, nada más y nada menos, William Shakespeare.

Transformada en hombre, deberá descubrir en qué consiste el verdadero amor si quiere regresar al presente. Para lograrlo contará con la inestimable ayuda de Shakespeare, al que no le gusta que una mujer controle su cuerpo. ¿Qué le deparará su vida anterior a Rosa? ¿Logrará Shakespeare ayudarla en su búsqueda del verdadero amor o, por el contrario, será un completo caos?

Como decía al principio, Safier suele hacerme reír con sus obras pero con este libro no lo ha logrado porque el humor que destilan las situaciones cómicas me han parecido burdas, poco trabajadas, y me ha dado la impresión de que ha teniendo que recurrir al humor escatológico o sexual a falta de mejores recursos.

A medida que iba avanzando en la lectura la historia me recordaba muchísimo a Maldito karma, no sólo por el hecho de que ambas tienen en común el tema de las reencarnaciones –si bien desde puntos de vista diferentes- sino también por encontrarnos con personajes históricos como parteners de las protagonistas, pero echando de menos ese punto cómico que tenía Casanova y que no he sabido encontrar en Shakespeare.

Habiendo leído las anteriores novelas de Safier, la trama de Yo, mi, me… contigo me ha resultado la menos original de todas pero reconozco que me ha llamado la atención el que hecho de que Rosa y Shakespeare hablen entre ellos en primera persona pese a compartir un mismo cuerpo. Para ello se han valido de un cambio en el tipo de letra, normal cuando habla Rosa y cursiva cuando lo hace Shakespeare, para que el lector sepa en todo momento quién de los dos toma el protagonismo.

A parte de la falta de originalidad y un humor más trabajado también he echado en falta el toque fresco que aportaban las ilustraciones a la historia en Jesús me quiere y que esperaba haber encontrado en Yo, mi, me… contigo. Lo que sí encontramos es que el estilo de Safier sigue siendo sencillo, sin artificios ni florituras.

Como decía, un libro sin demasiadas pretensiones que tiene un pase como lectura ligera o de transición entre otras más intensas.

Portada: https://imagessl3.casadellibro.com/a/l/t0/13/9788432209413.jpg

lunes, 30 de noviembre de 2020

Westwood


Autor/a: Stella Gibbons
Título original: Westwood
Traductor/a: Laura Naranjo y Carmen Torres García
Edición: 3ª ed.
Editorial: Impedimenta
Año de edición: 2012
Número de páginas: 460
ISBN: 978-84-15130-21-5

Cuando vi este libro en la biblioteca me llamó la atención su portada y, tras leer la sinopsis, me lo llevé a casa sin dudarlo porque pensé que me encontraría con una historia amena y entretenida. En parte, así ha sido.

Nada más abrir sus páginas nos encontramos con unas descripciones maravillosas que nos ambientan en el Londres de la II Guerra Mundial y ahí conocemos a Margaret Streggles, una joven maestra de espíritu soñador que tiene una facilidad pasmosa para pasarse el día en las nubes y no poner los pies en la tierra. Su vida trascurre apaciblemente entre la rutina de las clases, los paseos con su vivaracha amiga Hilda y evadirse entre los libros de su habitación cada vez que su madre le dice que no encontrará marido porque no es el tipo de mujer que atrae a los hombres.

Todo esto cambia cuando un día encuentra una cartilla de racionamiento y se le abren las puertas del mundo que siempre había soñado: un mundo elitista poblado por artistas e intelectuales entre los que destaca Gerard Challis, un famoso dramaturgo al que Margaret admira profundamente. A partir de este momento se establecen una serie de acontecimientos que muestran a nuestra protagonista las sombras de un mundo no tan idílico como ella pensaba y en el que las diferencias sociales son más que palpables, así, hasta llegar a un final predecible y no del todo redondo.

Como lectora que gusta de novelas ambientadas en época de guerra he echado en falta que la autora no profundice en un período tan interesante como lo fue la II Guerra Mundial y, de no ser por las pincelas que da sobre los bombardeos, las cartillas de racionamiento y los soldados que vienen y van a los campos de batalla, la obra podría haber estado ambientada en cualquier otro momento del siglo XX.  

Cierto es que Gibbons no pretende hacer una novela de guerra sino más bien una crítica social de la época que le tocó vivir y lo hace con mucha ironía y ese sentido del humor tan particular que poseen los británicos, mostrándonos las consecuencias de la guerra de una forma muy particular, por un lado, y, por otro, la decadencia de la aristocracia intelectual. Para ello se basa en un sinfín de personajes los cuales aportan, en mayor o menos medida, su granito al desarrollo de la trama en la que Margaret soporta todo el peso de la misma.

Pese a ser una obra muy bien escrita, y tener Gibbons un estilo irónico y mordaz que me ha gustado, tengo que reconocer que no ha conseguido en ningún momento que conectara con Margaret ya que me ha parecido un personaje insulso, el ritmo narrativo me ha resultado lento y el argumento no me llamaba nada la atención. Esperaba cada vez que pasaba página que algo emocionante sucediera pero no ha sido así hasta el final de la obra y, pese a todo, tampoco ha sido nada del otro mundo ya que no ha alterado ninguno de los acontecimientos que te ves venir.

Con esto no quiero decir que sea una mala novela, ni muchísimo menos, simplemente a mí no me ha gustado. Puede que no la haya leído en el mejor momento y que dejarla para volverla a coger al cabo de un tiempo haya influido en que no la haya apreciado como se merece.

Por último, mencionar la estupenda labor de las traductoras que con todas las notas a pie de página –cosa que agradezco mucho- hacen que se comprenda mejor el argumento cada vez que la autora menciona a algún personaje histórico o hace referencia a algún pasaje de obras que nos pueden ser, en muchos casos, desconocidas.

Por favor, que nadie se desanime si realmente le atrae el argumento, como digo, es una buena obra y el que no ha cumplido mis expectativas no significa que no vaya a cumplirlas para otros lectores.

Portada: https://d1w7fb2mkkr3kw.cloudfront.net/assets/images/book/lrg/9788/4151/9788415130215.jpg 

viernes, 20 de noviembre de 2020

Por fin es viernes 19

Retomo mi vena rockera con la banda británica The Kinks formada en 1963 por los hermanos Ray y Dave Davies que alcanzó la fama con el tema que hoy os traigo, You really got me, en 1964.

Es posible que a muchos no os suene de nada pero si os gusta el rock seguro que la conocéis. Os dejo solo el audio porque el único vídeo que hay de este tema no tiene muy buena calidad. 

Feliz fin de semana.



lunes, 16 de noviembre de 2020

La elegancia del erizo


Autor/a: Muriel Barbery
Título original: L’elégance du hérison
Traductor/a: Isabel González-Gallarza
Edición: 15ª ed.
Editorial: Seix Barral
Año de edición: 2008
Número de páginas: 364
ISBN: 978-84-322-2821-6

Llevaba tiempo con ganas de leer este libro pero, por uno u otro motivo, no terminaba de llegarle el turno hasta que la portada me llamo la atención con su torre Eiffel al fondo y, tras un reciente viaje a París, pues… fue verlo y traérmelo a casa.

Había oído y leído maravillas de este libro que recibió en Francia el Premio de los Libreros en 2007, así que las expectativas que tenía puestas en La elegancia del erizo –un título atrayente, a mi parecer- eran muy altas. Nada más abrir el libro y leer las primeras páginas me dí cuenta de que no es una novela al uso puesto que Barbery, profesora de filosofía, lo ha dotado de una profundidad fuera de lo común así como de una narrativa muy cuidada en la que hay que agradecer también el buen trabajo de traducción.

Ambienta en una de las calles más elitistas de París, la calle Grenelle –cercana al Boulevard de Saint-Germain-, nos encontramos con sus dos principales protagonistas: Renée; la portera del edificio, una mujer en apariencia sencilla, tosca en sus modales, que esconde su verdadera personalidad, y Paloma; una niña de doce años que guarda en secreto su extraordinaria inteligencia y sus ganas de suicidarse.

Ambas llevan una vida solitaria mientras se esfuerzan por sobrevivir y vencer la desesperanza. Dos personajes que, a simple vista, nada tienen en común; o sí. Hará falta que entre en escena el Sr. Ozu, un misterioso vecino que se traslada al edificio en el que viven las protagonistas, y que gracias a su suspicacia y a esa paciencia infinita de los orientales, servirá de puente entre Renée y Paloma haciendo que muestren sus personalidades tal como son.


A medida que iba pasando las páginas la lectura se me iba haciendo más tediosa y lo que en un principio me había parecido una novela fuera de lo común terminó por convertirse en un libro aburrido en el que no empaticé en ningún momento con sus personajes porque en ningún momento me creí a Renée, una portera descuidada en sus modos y en su aspecto que tiene un amplísimo conocimiento sobre Tolstoi, Mozart o Kant y que es capaz de hacer una disertación sobre la política educativa. Y Paloma, una niña repelente, pedante e insoportable que sabe más del psicoanálisis que el psicólogo al que le lleva su madre por su extraño comportamiento. Con esto no quiero decir que todos los porteros tengan que ser incultos y los niños superdotados no puedan saber de psicoanálisis. Lo que digo es que no son personajes creíbles, al menos, no para mí.

Pero no todo iba a ser malo, tengo que decir que me ha gustado el contenido del libro. La elegancia del erizo no deja de ser una reflexión sobre la sociedad en la que vivimos, el Arte, la cultura, la vida y, cómo no, la muerte. Lástima que la forma en que llega esa reflexión no me haya terminado de convencer del todo. No digo que sea un mal libro, solamente, que como lectura no me ha gustado o no he sabido disfrutarlo.

En 2009 se hizo una versión cinematográfica, El erizo, dirigida por Mona Achache e interpretada por Josiane Balasko en el papel de Renée, Garance Le Guillermic como Paloma y Togo Igawa como el Sr. Ozu.

Portada: https://www.planetadelibros.com/usuaris/libros/fotos/14/original/9788432228216.jpg
Imagen: http://www.fotomusica.net/francia/paris1.jpg

martes, 3 de noviembre de 2020

Empezando nueva lectura 18


En marzo descubrí a Alaitz Leceaga con Las hijas de la Tierra, fue una lectura que disfrute mucho y por eso me he animado a leer El bosque sabe tu nombre del que he leído buenas reseñas. Por lo poco que he avanzado en su lectura me parece que es una novela que promete bastante y que posee algún elemento común con Las hijas de la Tierra, así que, las expectativas están bastante altas y espero que se vean cumplidas cuando lo termine. Como siempre, os dejo la sinopsis:
A finales de los años veinte del siglo pasado, Estrella y su hermana gemela, Alma, llevan una vida privilegiada como hijas de los marqueses de Zuloaga, propietarios de una casa solariega y una mina de hierro en un pequeño pueblo suspendido sobre el Cantábrico. Crecen rodeadas de fiestas y lujos, pero también marcadas por un poderoso misterio.

Porque Estrella y Alma no son como las otras niñas: herederas de un extraño don que pasa de generación en generación entre las mujeres de su familia, viven a la sombra de una maldición según la cual una de las dos morirá antes de cumplir los quince años.

Así arranca esta historia llena de magia y pasión, que nos lleva por medio mundo tras los pasos de su protagonista, una mujer inolvidable que no dudará en hacer todo lo necesario, sin miedo al peligro ni a las convenciones sociales, por defender su tierra y el legado que lleva escrito en la sangre.
Y vosotros ¿qué estáis leyendo? ¿Habéis leído ésta o alguna otra obra de la autora?

viernes, 23 de octubre de 2020

No eres mi tipo


Autor/a: Chloe Santana
Editorial: Suma
Año de edición: 2018
Número de páginas: 352
ISBN: 9788491292623

Cuando vi este libro me llamó la atención su portada tan retro pero me echaba para atrás su argumento hasta que, tras leer unas cuantas reseñas en las que decían que era una lectura fresca y divertida, me animé a darle una oportunidad a ver si me reconciliaba, de paso, con un el género romántico-erótico.

La protagonista de No eres mi tipo es Ana María, una joven sevillana de veinticinco años un tanto bocazas, torpe y experta en meterse en líos que acaba de despedirse de su trabajo en un supermercado porque no aguantaba más a su jefe. Así que, siguiendo el consejo de su psicóloga, decide comprarse un diario y salir a buscar trabajo para cambiar su vida y si para ello hay que adornar un poquito el currículum diciendo que habla suajili pues se adorna.

Paseando entre una y otra entrega de curriculums descubre que una agencia de publicidad busca secretaria y Ana se presenta al puesto. Tras una entrevista un tanto surrealista en la que conoce al que será su futuro jefe, el Sr. Ángel Ferrer alias el Ogro, el puesto es suyo. De esta forma conocemos al otro protagonista de esta historia, Ángel, un hombre tan atractivo como insoportable que parece cabreado con el mundo y quién está acostumbrado a conseguir lo que quiere y no acepta un no por respuesta.

A partir de este momento comienza una relación explosiva, en todos los sentidos, entre jefe y secretaria que depara algunos momentos divertidos por el carácter espontáneo de Ana, que no se muerde la lengua cuando está mejor calladita, y donde el romance entre ambos también nos deja pasajes de contenido erótico –demasiado clichés para mi gusto- así como escenas más bucólicas.

La autora nos presenta una historia escrita sin artificios donde predomina el lenguaje coloquial al ser Ana quien nos cuente en primera persona, y a través de su diario al que llama Pepe, las vicisitudes por las que pasa su vida a lo largo de los treinta y seis capítulos cortos en los que está estructura. Esto, unido a una abundancia de diálogos hace que el ritmo de lectura sea bastante rápido y fluido.

Desde mi punto de vista, lo mejor de No eres mi tipo son las “conversaciones” que mantiene Ana con su diario Pepe, muy divertidas y frescas, con las que me he reído bastante. También me ha gustado conocer el pasado de Ángel y saber los motivos por los que está cabreado con la vida. Sin embargo la parte romántica no me ha gustado nada ya que es predecible a más no poder, está plagada de clichés y sabes cómo va a terminar la historia antes de que te la cuenten.

No eres mi tipo es una lectura ligera que hará pasar un buen rato a quienes gusten de este tipo de historias y a la que le hace falta una revisión ya que se confunde el nombre de uno de los personajes secundarios con el de otro y es algo que a mi, personalmente, me chirría bastante.

Lástima que haya sido tan predecible y que la relación entre los personajes de Ana y Ángel sea tan típica y trillada. Tampoco entiendo porque en este tipo de novelas en las que el contenido erótico está presente los protagonistas masculinos tengan que ser siempre como dioses griegos. ¿No puede haber hombres más normalitos? ¿O es que todos tienen que tener un cuerpo de acero a golpe de gimnasio, tener fortunas y coches deportivos? En fin, que sigo sin reconciliarme con este tipo de novelas.

Portada: https://images-eu.ssl-images-amazon.com/images/I/41oi6hSEDtL.jpg

jueves, 15 de octubre de 2020

Las campanas de Santiago


Autor/a: Isabel Sansebastián
Edición: 1ª ed.
Editorial: Plaza y Janés
Año de edición: 2020
Número de páginas: 460
ISBN: 978-84-01-02320-0

Quien más quien menos conocerá a Isabel Sansebastián por su dilatada profesión periodística pero algunos, como ha sido mi caso, no sabíamos que también fuera autora de varias novelas de corte histórico, siendo una de las autora más leídas en España dentro de éste género. Por tanto, Las campanas de Santiago supone mi primera incursión en la obra de la autora.

Viajamos en el tiempo hasta el año 997 d.C. España vivía en aquellos momentos una situación convulsa puesto que los reinos cristianos no lograban hacer frente al poderío del califato de Córdoba que estaba en su máximo esplendor, tanto político como militar, y donde sus ejércitos azotaron los territorios del norte de la península incesantemente. Al frente de ese poderoso ejército estaba Abi Amir Muhammad, más conocido como Almanzor, que dirigió los ataques a las ciudades cristianas siendo la toma de Santiago de Compostela una de las que más relevancia tuvo al destruir el centro de la cristiandad hispana y destino de la peregrinación secular.

Así comienza Las campanas de Santiago: todos los habitantes de Compostela han huido, Almanzor está a punto de entrar en la ciudad santa y Tiago, el herrero; Mencía, su esposa, y el padre Martín son de los últimos en abandonar la ciudad. Cuando están a punto de cruzar el puente y poner sus vidas a salvo del ataque, el padre Martín decide quedarse y Tiago le pide a su esposa que cruce el puente; él acompañará al padre a la iglesia y pronto se reunirá con ella. Sin embargo, los sarracenos entran en Compostela antes de lo que ellos pensaban y el padre Martín y Tiago se refugian en la iglesia del apóstol Santiago.

Cuando Almanzor irrumpe en la iglesia a lomos de su caballo, ordena que las campanas de Santiago sean descolgadas y llevadas, junto a las puertas, a Córdoba. Así es como descubre al padre Martín, que intenta proteger los restos del apóstol, y a Tiago. Almanzor los hace prisioneros y Tiago será, junto a otros, forzado a arrastrar las campanas hasta la ciudad califal.

Mencía, embarazada de su primer vástago, consigue huir y espera a su esposo en un bosque cercado pero Tiago no aparece. Tras esperar en vano, y ver cómo Compostela es pasto de las llamas, decide continuar con el plan establecido y marchar al noroeste con la convicción de que pronto volverán a estar juntos.

A partir de aquí los capítulos se irán intercalando para que seamos testigos de las vicisitudes por las que pasan Tiago y Mencía, también de alguna razia por parte de los reinos cristianos y de lo que sucede cuando las campanas llegan a Córdoba, entre otras cosas, pero que os dejo a vosotros descubrirlas si os animáis a adentraros en las páginas de Las campanas de Santiago.

Para ser mi primera toma de contacto con la obra de Sansebastián puedo decir que la lectura de esta novela me ha resultado entretenida, no obstante, me ha costado meterme en la trama porque el primer tercio de las páginas se dedica a ponernos en situación, a describirnos a los personajes y a narrarnos el periplo de Tiago y Mencía en sus diferentes caminos y, en mi caso, lo que estaba deseando es que profundizara en la parte histórica de los hechos y, aunque sí nos narra el porqué del ataque a Santiago, de cómo a los niños apresados se les solía vender para convertirlos en eunucos, del origen humilde de Almanzor y de cómo llega a tener casi tanto poder como el califa y de otros datos interesantes, se me han quedado cortísimos y he tenido que investigar para ampliar la información.

No quiero decir que sea una mala novela, ni mucho menos, solo que las cuatrocientas sesenta páginas se me han quedado muy cortas puesto que estoy habituada a novelas históricas más densas y con datos más extensos y por ese motivo me han parecido pequeñas pinceladas sin profundizar en demasía pero cada autor tiene su estilo y para gustos están los colores, en este caso, los libros.

Respecto al estilo de Sansebatián no tengo pega, me parece una buena escritora con un gran dominio del lenguaje y de los recursos estilísticos, hace unas descripciones muy buenas permitiendo al lector recrearlas en su imaginación, los personajes están perfectamente descritos y definidos (tanto los principales como les secundarios) y hay gran cantidad de diálogo lo que hace que la lectura sea fluida a lo que contribuye unos capítulos no excesivamente largos.

Sin embargo, hay cosas que no me han terminado de convencer. Entre ellas está que todos los personajes, independientemente de su condición social, se expresan en igualdad de formas y en aquella época había gran diferencia entre la forma de hablar de un noble a un campesino, por poner un ejemplo. Tampoco me parece muy realista que Ramiro, el hijo de Mencía, se exprese de la forma en que lo hace sin llegar a los tres años (igual en aquella época era normal, lo desconozco, pero se me hace muy extraño) o quizá soy una lectora demasiado quisquillosa con según qué cosas.

Sí me ha gustado, por una parte, el final. A medida que iba avanzando en la lectura imaginaba que Las campanas de Santiago terminaría de otra forma totalmente diferente, más predecible, pero la autora cierra el libro con un final que quizá a otros lectores no les convenza demasiado pero a mí me parece muy acertado. También deja abierta una posible continuación con la historia de Ramiro, el hijo de Tiago y Mencía, o así me lo parece tras leer el epílogo. Por otra parte, también me ha gustado conocer el pasado vikingo de Cudillero que, aunque no lo parezca, tiene cierto peso en la trama.

Para no alargarme más y a modo de conclusión, Las campanas de Santiago es una novela entretenida, de fácil lectura que gustará a quien quiera conocer un poco más ese episodio de nuestra historia pero puede quedarse corta para quienes gusten de una profundización en los hechos reales.

Por último me gustaría agradecer a Babelio y a Masa crítica por haberme seleccionado para que leyera esta novela.



domingo, 11 de octubre de 2020

Book tag 7: Los siete enanitos


No sé qué pensareis vosotros pero a mí los booktags me parecen una forma muy amena de hablar de libros y aquí os dejo el de Los siete enanitos que vi en el blog de Violeta


Sabio: Un libro con el que hayas aprendido muchas cosas 
Casadas, monjas, rameras y brujas de Manuel Fernández Álvarez. Un ensayo muy interesante sobre la mujer en el Renacimiento español en el que, salvo contadas excepciones, quedaban relegadas a la sombra del hombre. Un repaso sobre cómo era la vida de las mujeres en aquella época, desde las nobles a las más despreciadas por la sociedad: madres solteras, esclavas, rameras… a las más temidas: las que hacían llamar brujas. 


Tímido: Un libro que te avergüences de haber leído 
No me avergüenzo de ninguno, más bien de todos los que no he leído y están esperando en las estanterías a que les dé una oportunidad. 


Gruñón: Un libro que te haya cabreado muchísimo 
Sin ir más lejos, mi última lectura, El maestro de las sombras de Donato Carrisi. En general sí es un libro que me ha gustado, pese a que la trama se desarrolle en una Roma apocalíptica que no me convence en absoluto, pero que el autor deje el final abierto me cabrea mucho. 


Mocoso: Un libro que te haya puesto enferma 
Tanto como enferma no diría pero que me haya dejado con una sensación de repulsión total es El gato negro, de Edgar Alan Poe. Como comenté en la reseña, soy amante de los animales y la tortura que sufre el pobre gato a manos del protagonista me generó una repulsión que no había sentido hacia ningún personaje literario. 


Mudito: Un libro que te haya dejado sin palabras 
Veinticuatro horas en la vida de una mujer de Stefan Zweig. Una pequeña joya que me dejó sin palabras por su calidad literaria, y con muchas ganas de leer algo más del autor, a la que no le cambiaría ni una sola coma. 


Feliz: Un libro que te haya hecho feliz terminar 
Las tres heridas de Paloma Sánchez-Garnica. Uno de esos libros que tienes olvidado en la estantería hasta que decides leerlo y te sorprende con una historia que emociona y cuyos personajes dejan poso, también porque ves reflejados algunos hechos que han vivido tus abuelos durante la Guerra Civil y te alegras de que ellos hayan tenido la oportunidad de haberte podido contar sus vivencias en aquella época. 


Dormilón: Un libro que te haya dado mucha flojera 
Estudio en escarlata de Arthur Conan Doyle. Los clásicos me dan mucha pereza de por sí pero al final me animé y me terminó gustando. Eso sí, me sigue dando pereza continuar con los demás títulos protagonizados por Holmes. 


Hasta aquí el booktag, espero que os haya entretenido un rato.

martes, 6 de octubre de 2020

El maestro de las sombras


Autor/a: Donato Carrisi
Título original: Il maestro delle ombre
Traductor/a: Maribel Campmany
Edición: 1ª ed.
Editorial: Duomo
Año de edición: 2018
Número de páginas: 384
ISBN: 9788417128609
Trilogía Marcus y Sandra 3

Hace casi un año me animé a leer el primer libro de la trilogía Marcus y Sandra de este autor italiano que tan buenas críticas cosecha entre los amantes del thriller. Escogí El tribunal de las almas porque me llamó la atención el título y me gustó tanto que, junto a Santiago Posteguillo, fue uno de mis descubrimientos literarios de 2019.

Hoy os dejo mis impresiones sobre la tercera parte de esta trilogía que, en conjunto, ha superado con creces mis expectativas pero, a título individual, considero que no ha estado a la altura de las partes anteriores. No quiero decir que no me haya gustado, simplemente que El tribunal de la almas y El cazador de la oscuridad son mucho más plausibles.

Carrisi nos lleva a una noche de tormenta sin precedentes sobre la ciudad de Roma en la que cae un rayo sobre una de las centrales eléctricas y esto obliga a que las autoridades impongan un apagón total de veinticuatro horas, sin tener en cuenta que León X emitió una bula con el mandato de que “Roma no debe nunca, nunca, nunca quedarse a oscuras”.

Cuando apenas quedan unos minutos para que se produzca el apagón suena el teléfono en casa de Matilde Frai, hecho que la sobresalta puesto que nadie la llama desde hace años. Al otro lado de la línea se escucha la voz de su hijo Tobia, desaparecido hace años y del que nada se sabe, pidiendo que no le deje solo y vaya a buscarle; seguidamente, la llamada se interrumpe.

Por otro lado, Marcus despierta en la oscuridad del Tullianum (una construcción subterránea) de la cárcel Mamertina sita en el Foro Romano. Está sólo, desnudo y aterido de frío. No recuerda nada salvo su nombre, que es cura y que padece epistaxis. ¿Cómo consigue salir de ahí? Y ¿quién y por qué lo ha encerrado en ese lugar?

En medio del caos que produce el apagón la población parece presa de algún tipo de droga que la convierte en una especie agresiva con ansias de violencia. Roma se convierte en una ciudad sin ley en la que, durante veinticuatro horas, los delitos se suceden sin que la policía pueda hacerles frente y al hormiguero, el búnker policial, llega un móvil que contiene una grabación de un asesinato muy particular. Por ello solicitan la ayuda de Sandra, fotógrafa forense.

Carrisi nos presenta varios hilos argumentales que nada tienen que ver entre sí pero, nuevamente, hace gala de su buen hacer y esos hilos se irán entrelazando hasta formar una historia en la que todas las piezas encajan en su lugar pero habrá una que se convierte en la clave: un asesino en serie que está encerrado en un convento de clausura. Os dejo a vosotros, si os animáis, descubrir que papel desempeña en esta historia.

Al igual que en las entregas anteriores el peso de la trama recae sobre Marcus, un cura penitenciario que se dedica a esclarecer los delitos que han sido revelados en secreto de confesión y que son juzgados por El Tribunal de las almas. Sin embargo, también nos reencontramos con Sandra que, en esta ocasión juega un papel más secundario, y también con el cardenal Erriaga y sus secretos.

Cierto es que he disfrutado con el papel protagonista de Marcus, las descripciones sobre Roma y las joyas arqueológicas que aún se encuentran en el subsuelo de la ciudad, la tensión que va in crescendo, el no saber quién es el culpable de los varios asesinatos que se suceden, de todos los protagonistas y su desarrollo así como del ritual de El Tribunal de la almas. Sin embargo, hay cosas que no me han convencido en absoluto; primero, el que me proponga veinticuatro horas al más puro estilo de La Purga donde ni atrincherado en casa estás seguro en una Roma apocalíptica, lo siento, pero no; segundo, que de la noche a la mañana la población quede bajo la influencia de una droga que convierte a la gente en una especie de “zombie” sedienta de violencia me chirría por todas partes; tercero, el romance entre Marcus y Sandra al que no le veo sentido, la tensión sexual que había entre ellos daba muchísimo más de sí, tampoco me ha convencido; cuarto y último, el final. Si me aclara todas las incógnitas que me va planteando a lo largo de las páginas, ¿por qué no hace lo mismo con Marcus? ¿Por qué tengo ser yo, como lectora, quien imagine lo que pasa con él? Qué coraje me da.

Si algún autor/a me lee, por favor, que me explique el porqué de los finales abiertos ya que no les veo ningún sentido, menos aún cuando no hay una continuación. Quizá sea que soy muy rara o que no me gusta quedarme con la duda.

En fin, dejando de lado el momento pataleta, la trilogía en su conjunto ha cumplido con las expectativas que tenía y la recomiendo para quienes gustamos de los buenos thrillers, incluso con las pegas que le veo a El maestro de las sombras reconozco que, en su mayoría, ha sido una lectura que me ha enganchado.

Por último vuelvo a comentaros que, si os animáis con la trilogía Marcus y Sandra, Carrisi recomienda leerla en el siguiente orden: El cazador de la oscuridad, El tribunal de las almas y El maestro de las sombras.

Portada: https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/51vAT9YAe3L._SX323_BO1,204,203,200_.jpg

sábado, 3 de octubre de 2020

Empezando lectura 17


Retomo el género histórico con la lectura de Las campanas de Santiago de Isabel Sansebastián que supone mi primera incursión en la obra de esta autora que tiene como eje vertebrador la reconquista de España.

De momento está siendo una lectura entretenida pero, por ahora, la parte histórica se me está quedando un poco corta y espero que vaya a más en las siguientes páginas porque las primeras ciento cincuenta no dicen gran cosa en este sentido. Cierto es que aún me queda bastante por leer.

Os dejo con la sinopsis que, a priori, tiene elementos atractivos para quienes gustamos de este tipo de lectura:
Almanzor, el Azote de Dios, se dispone a destruir la ciudad del apóstol Santiago, faro de la Cristiandad hispana y destino de un camino de peregrinación secular. En medio de la confusión, Tiago, un humilde herrero, se separa de su mujer, Mencía, embarazada de una criatura. Ella consigue huir. Él es capturado y forzado a cargar, junto con otros prisioneros, las campanas de la basílica hasta Córdoba, en un viaje plagado de peligros.
Comienza así una aventura trepidante que obligará a Mencía a luchar por sobrevivir mientras Tiago intenta desesperadamente regresar a su lado.

Y vosotros ¿qué estáis leyendo? ¿Habéis leído ésta o alguna otra obra de la autora?

viernes, 25 de septiembre de 2020

Por fin es viernes 18

¿Os gustaba saltar a la comba cuando erais pequeñas? A mí me encantaba y esta canción de Yves LaRock me recuerda aquella época. Hay que ver las virguerías que se puede hacer con una simple cuerda para saltar, la música invita a coger una e intentarlo. ¿Os animáis?

Rise up se lanzó en el año 2007 y hasta la fecha sigue siendo el mayor éxito del DJ y productor suizo Yves LaRock.

Buen fin de semana.



lunes, 21 de septiembre de 2020

La conjura de los necios


Autor/a: John Kennedy Toole
Título original: A confederacy of dunces
Traductor/a: José Manuel Álvarez Flórez y Ángela Pérez
Edición: 28ª ed.
Editorial: Compactos Anagrama
Año de edición: 2005
Número de páginas: 365
ISBN: 84-339-2042-1

La conjura de los necios es uno de esos libros de los que has oído hablar, aunque no lo hayas leído o sepas de qué trata, y también de los que o gusta mucho o no gusta nada: quizá porque es una lectura con doble fondo que hay que desgranar línea a línea y donde el autor no deja títere con cabeza.

Nos trasladamos al barrio francés de Nueva Orleans de los años sesenta para conocer a Ignatius J. Reilly, un personaje de lo más variopinto e inadaptado social que sueña con instaurar el modo de vida medieval, que a sus treinta años vive con y a costa de su madre porque eso de trabajar no va mucho con él pero sí perder todo su tiempo en escribir su particular visión del mundo. Sin embargo, cuando la Sra. Reilly –una mujer de avanzada edad- tiene un accidente con el coche y destroza parte de una casa, obligará a Ignatius a encontrar un trabajo para ayudarla a pagar los desperfectos.

A partir de aquí empieza una descabellada historia en la que vemos a Ignatius peregrinar por varios trabajos en los que deja su seña de identidad y, como si de una apisonadora se tratara, arrasa allí por donde pasa. Pero a Ignatius y a su madre le acompañan otros personajes, a cual más descabellado, con sus historias también rocambolescas como son, entre otras, las del patrullero Mancuso, un policía al que su superior obliga a disfrazarse con los atuendos más ridículos que se le ocurren; Jones, un negro que termina trabajando en un club de alterne como limpiador por un sueldo mísero para no terminar de nuevo detenido por vagabundear; Darlene, una chica demasiado inocente para trabajar en el Noche de Alegría que sueña con ser actriz; Lana, la dueña del Noche de Alegría, que explota a sus trabajadores; Myrna, la exnovia de Ignatius, una ideóloga revolucionaria que todo lo soluciona con la liberación sexual y, mi favorito junto a Ignatius, la Sra. Trixie, una anciana con demencia senil y síndrome de Diógenes que sigue trabajando pese a haber superado la edad de jubilación y que se queda dormida en cualquier rincón.

Como se puede apreciar es una mezcla explosiva con mucha ironía y mordacidad donde las anécdotas divertidas se suceden unas a otras pero, si leemos entre líneas, se observa un trasfondo de crítica social sobre el ser humano y sus miserias, en general, y, más en particular, una crítica a la sociedad norteamericana de la época donde el egoísmo, la crueldad, el racismo, la doble moral y la explotación estaban a la orden del día.

Aunque será un narrador omnisciente quien nos cuente los hechos hay pasajes en los que Ignatius toma la palabra para mostrarnos su particular visión del mundo así como la correspondencia que mantiene con su exnovia, Myrna, que no tienen desperdicio. La prosa de Toole es cuidada, con algún que otro artificio, pero no se hace nada pesa su lectura ya que es muy dinámica gracias a la subdivisión de los capítulos y a un estilo muy irónico que, personalmente, me ha hecho reír a carcajadas.

Dicen que La conjura de los necios refleja parte de la vida del autor y que el personaje de Ignatius es una caricatura de Toole puesto trabajó en una fábrica de ropa mientras era estudiante y también vendió comida en un puesto ambulante. Al igual que su personaje vivía con su madre y escribía con la esperanza de crear una gran obra maestra que cambiase la percepción de la realidad.

Desgraciadamente, John Kennedy Toole no pudo ver su sueño hecho realidad puesto que se suicidó cuando tenía treinta y un años tras una depresión al considerarse un fracasado al recibir el rechazo de la editorial Simon & Schuster. A partir de ese momento Toole empezó una espiral autodestructiva que le llevó a su trágico final el 26 de marzo de 1969. Sin embargo, su madre no cejó en el empeño de ver la obra de su hijo publicada y por ello le insistió al profesor y novelista Walker Percy que leyera La conjura de los necios y que, finalmente, hizo que se publicara en la editorial de la Universidad de Luisiana. Un año más tarde, en 1981, recibió el premio Pulitzer.

viernes, 4 de septiembre de 2020