martes, 24 de diciembre de 2019

Felices fiestas

Otro año más ya llegó la Navidad y, aunque no son unas fiestas que me apasionen especialmente porque siempre faltarán personas especiales y queridas, os deseo que paséis unos buenos días con vuestras familias, amigos y seres queridos y que si, al igual que yo, tenéis que viajar tengáis cuidado en la carretera.

También son días en los que algunos blogs hacemos un parón en nuestra actividad por los compromisos sociales y familiares, dejando poco o nada de sitio para disfrutar de nuestro placer por la lectura. En mi caso apenas tendré tiempo de dedicarle al blog unos minutos por lo que la actividad quedará relegada hasta después de las vacaciones navideñas.

Felices fiestas a todos.

Fuente imagen: http://1.bp.blogspot.com/-mJLfh9J3Uo0/Un-ovWD-yEI/AAAAAAAADYU/uI5oqWVv00E/s1600/arte+con+papel.jpg


jueves, 19 de diciembre de 2019

La ciudad de la lluvia

Autor/a: Alfonso del Río
Edición: 1ª ed.
Lugar de edición: Barcelona
Editorial: Destino
Año de edición: 2018
Número de páginas: 622
ISBN: 978-84-233-5342-2

Hoy os traigo la reseña de La ciudad de la lluvia, un libro al que le tenía muchas ganas ya que todo lo que leía sobre ésta novela era muy favorable y la contraportada aún me puso los dientes más largos cuando leí que se trataba de un thriller que “reúne lo mejor y lo peor que anida en el ser humano”. Como no podía ser de otro modo, las expectativas de esta lectura eran bastante altas.

Al igual que sucede con otras novelas de este género, nos encontramos con dos historias que –a priori- nada tienen que ver entre sí y que se desarrollan en lugares y tiempos diferentes. Por un lado tenemos la historia que se desarrolla en el pasado, más concretamente, en el Berlín de 1941. Una época convulsa para toda Europa donde, entre el horror y la masacre, hubo gente que se enriqueció haciendo negocios; así es como conocemos a El Extranjero, un hombre del que no sabemos su identidad y que negocia con los nazis para venderles un artefacto. Por otro lado, la historia del presente que tiene lugar en el Bilbao de 1983 donde Alain Lara, la joven promesa del Athletic de Bilbao, descubre una vieja fotografía tras el fallecimiento de su abuelo. Sin embargo, esta no será la única muerte que nos encontremos a lo largo de sus páginas ya que varios personajes más mueren de forma “aparentemente accidental”.

La clave que relaciona ambas historias es la fotografía que encuentra Alain, una imagen en la que se ve a su abuelo junto a tres hombres más –uno de ellos de espaldas- y a un niño en un aeródromo alemán. Quiénes son las personas que aparecen junto a su abuelo y qué es lo que hicieron allí son preguntas que iremos respondiendo a lo largo de las páginas de La ciudad de la lluvia, ópera prima del bilbaíno Alfonso del Río.

Un buen comienzo para un thriller bastante interesante en el que se irán sucediendo varios personajes, tanto principales como secundarios, así como gente conocida de aquella época: Iñaki Azkuna, Javier Clemente, Vicente del Bosque, Zubizarreta, Cedrún… Sí, lo sé, casi todas son personas relacionadas con el mundo del fútbol, más concretamente del Athletic de Bilbao, pero es que también está presente a lo largo de las páginas ya que es una Institución –con mayúsculas- para los que hemos nacido en esta ciudad. Tal vez estás páginas resulten aburridas para algunos lectores, como también lo pueden ser las que hablan de fusiones de empresas, acciones, términos legales y financieros de los que David Schaffer –otro personaje clave- nos hará conocedores.

Ambas historias, la del pasado y la del presente, están narradas en tercera persona por un narrador omnisciente y se irán intercalando tanto entre ellas como con la historia de David Schaffer, un abogado especializado en derecho empresarial, que nos cuenta en primera persona cómo ha llegado a ser el mejor abogado del mundo y que está a punto de morir. Un personaje éste con el que no he podido empatizar en ningún momento de la lectura ya que me ha resultado prepotente, egoísta, narcisista y sin escrúpulo alguno para lograr sus fines. Con la mayoría del resto del elenco sí lo he conseguido, especialmente con Alain y con María –la hija de un importante empresario que también fallece de forma accidental- así como con Xabier Korta, un personaje secundario al que no he podido evitar ponerle la cara de Karra Elejalde y es que una de las cosas que me han gustado de esta novela es lo bien definidos que están todos y cada uno de los personajes, desde los principales a los secundarios, tanto física como psicológicamente.

Otra cosa más que me ha gustado es la ambientación, especialmente la de ese Bilbao gris e industrializado en el que la lluvia era una constante casi diaria y que es el retrato de la ciudad de mi infancia. Recordar acontecimientos como la riada, la gabarra surcando la ría cuando el Athletic ganó la Liga, el ambiente que se vivía en la calle Pozas antes de un partido o la ovación en “La Catedral” cuando los rojiblancos marcaban un gol es posible hacerlo de una forma muy vívida gracias a las estupendas descripciones que nos brinda el autor.

Hasta aquí la novela habría cumplido con creces las expectativas que tenía puestas en ella ya que es una obra, pese a su extensión, que se lee muy bien gracias a la abundancia de diálogos y a un lenguaje sencillo pero cuidado así como una trama muy bien trazada. Sin embargo, el final me ha sentado como un jarro de agua fría y no porque sea precipitado o no haya por donde cogerlo, no, ni mucho menos. Se nos plantean dos posibles finales para que seamos nosotros quienes decidamos cómo ha de terminar la historia, y lo siento, pero en estos casos me da la impresión –es una opinión totalmente subjetiva- de que el autor no terminaba de decidirse por uno de ellos y nos deja a los lectores la decisión. Perdona, pero si has sido capaz de escribir una novela estupenda, con una ambientación muy cuidada, unos personajes bien definidos… ponle un final que esté a la altura y déjanos con la boca abierta de admiración y no con dudas sobre qué pasa con algunos personajes y también con alguna situación que queda en el aire.

Con esto no quiero decir que La ciudad de la lluvia sea una mala novela, al contrario, me parece bastante buena -y más siendo la ópera prima del autor- pero el final desluce mucho, en mi opinión, todo el trabajo realizado y para mí no termina de ser una obra redonda. Pese a todo la recomendaría a todo aquel que le gusten los thrillers pero teniendo en cuenta el asunto del final y que, depende de quién lo lea, puede considerar que hay páginas de relleno (las que hacen referencia a las fusiones de empresas así como las que hablan de fútbol).

Fuente portada: https://sgfm.elcorteingles.es/SGFM/dctm/MEDIA03/201801/08/00106523323118____1__640x640.jpg

jueves, 12 de diciembre de 2019

Jesús me quiere

Autor/a: David Safier
Título original: Jesus liebt mich
Traductor/a: Lidia Álvarez Grifoll
Edición: 7ª ed.
Lugar de edición: Barcelona
Editorial: Seix Barral
Año de edición: 2011
Número de páginas: 299
ISBN: 978-84-322-2868-1

Hace poco descubrí a David Safier con Maldito karma, libro con el que pasé buenos ratos de lectura, y animada tanto por el disparatado argumento como por las reseñas que había leído me decidí por su segunda novela: Jesús me quiere.

Marie siempre se ha sentido atraída por los hombres equivocados y a sus treinta y cuatro años está a punto de casarse con Sven; un hombre sencillo que la quiere tal como es, al que no le importa que le sobren unos kilitos de más y con quien se siente a gusto pero del que no está enamorada. Así pues, cuando el Padre Gabriel le pregunta si quiere a Sven como a su legítimo esposo, Marie responde que no dejándole plantado en el altar frente a medio pueblo de Malente.

Como volver a la casa que compartía con Sven es impensable, Marie se ve obligada a volver a vivir con su padre y la lagarta del vodka o, lo que es lo mismo, la joven novia que conoció a través de una página de contactos de Internet. Y, en vez de estar disfrutando de su noche de bodas en Fuerteventura, ahí está, en su antigua habitación de niña reflexionando sobre su vida… hasta que el techo se le cae encima sacándola de sus divagaciones.

Así es como conoce a Joshua, el carpintero que se encarga de reparar el techo, un hombre que no tiene nada que ver con todos los que había conocido antes ya que es sensible, atento, desinteresado pero un poco rarito. Marie se siente atraída por él y, ni corta ni perezosa, le invita a salir con ella. Joshua accede y quedan para cenar.

Demasiado idílico para ser verdad. El hombre perfecto no existe así que algo malo tiene que tener. Y vaya si lo tiene. Cuando están cenando le confiesa que él es Jesús. Al principio Marie piensa que está loco de remate; vale que tenga un aire a Jesús con la barba y el pelo largo pero de ahí a que lo sea hay un trecho, aunque no le quedará más remedio que admitir que se siente atraída por el hijo de Dios tras las pruebas que le da Joshua. Sin embargo, Jesús no ha venido a la Tierra para salir con Marie ni arreglarle el techo sino para librar la batalla del Juicio Final contra Satanás –que adopta la apariencia de George Clooney- y que tendrá lugar el próximo martes.

Si Marie no quiere arden en el fuego eterno por todos sus pecados deberá redimirse antes del fin del mundo pero ¡cómo hacerlo si está deseando acostarse con Jesús! ¿Qué tendrá que hacer para no ser pasto de las llamas del infierno? La respuesta la encontrarás en este irreverente y divertido libro que te arrancará una sonrisa cuanto menos con las disparatadas y absurdas situaciones que les suceden a Marie y al resto de personajes.

Una de las ilustraciones
Aunque he disfrutado mucho con las dos obras que he leído de Safier si tuviera que decantarme por una sería Jesús me quiere ya que el personaje de Marie me ha resultado más cercano que el de Kim Lange -al tratarse de una mujer como otra cualquiera, con sus muchos defectos y también alguna que otra virtud- pero no solo por eso sino también por el toque fresco que le aportan los dibujos que se intercalan entre las páginas y que captan a la perfección lo que vamos leyendo.

Jesús me quiere es un libro muy ameno, narrado con un lenguaje sencillo y actual que se lee con agilidad y rapidez debido a la abundancia de diálogos y al estar estructurada en capítulos muy cortitos.

Tal vez no sea la mejor novela del mundo ni deje un calado hondo en quienes la lean pero escribir una obra que haga reír o sonreír a los lectores tiene su mérito y Safier consigue arrancarte más de una sonrisa. Si lo que quieres es pasar un buen rato sin mayores pretensiones Jesús me quiere puede ser un estupendo libro para intercalar entre otras lecturas más densas.

Por mi parte, estoy segura de que seguiré haciendo incursiones en su obra y que más pronto o más tarde caerá Yo, mi, me… contigo, por cierto, ¿la habéis leído?

Portada: https://www.planetadelibros.com/usuaris/libros/fotos/40/original/39778_1_jesusmequiere.jpg
Imagen: https://4.bp.blogspot.com/-et60ZzDsCFY/TslHFV2pL_I/AAAAAAAAAqQ/p9nPQnB1pS4/s1600/jesus.png

viernes, 6 de diciembre de 2019

Por fin es viernes 13

Otras veces tengo muy claro la canción que quiero compartir con vosotros pero esta vez me ha costado decidirme entre Laztana de Latzen, Sultans of swing de Dire Straits y Everybody’s changing de Keane. Al fin ha podido el rock alternativo de los ingleses Keane que este año se volvieron a juntar para sacar su quinto álbum de estudio, Cause and Effect, después de seis años de inactividad tras la separación temporal del grupo.

Aunque podía haber elegido entre muchas de sus buenas canciones creo que Everybody’s changing es la mejor y no en vano recibió el premio Ivor Novello a la mejor composición en 2004 y el Brit al año siguiente. ¿Qué os parece a vosotros?


martes, 3 de diciembre de 2019

Ojos de agua

Autor/a: Domingo Villar
Título original: Ollos de auga
Traductor/a: Domingo Villar
Edición: 8ª ed.
Lugar de edición: Barcelona
Editorial: DeBolsillo
Año de edición: 2012
Número de páginas: 187

Ojos de agua supuso la primera incursión en el panorama literario del vigués Domingo Villar, guionista de cine y televisión así como comentarista gastronómico en una emisora de radio –hecho éste que se trasmite en su obra-, y lo hizo por la puerta grande ya que fue galardonada con el I Premio Sintagma, el Premio Brigada 21 y el Premio Frei Martín Sarmiento. Con La playa de los ahogados, su segunda novela, sigue cosechando premios y se consolida como autor en el mundo de las legras negro-criminales.

En un duplex de la singular Isla Toralla aparece el cadáver de Luis Reigosa, un joven saxofonista que ha sufrido una muerte atroz. Cuando la mujer de la limpieza encuentra el cuerpo y avisa a la policía el caso es asignado al inspector Leo Caldas y a su ayudante Estévez que, al personarse en el lugar de los hechos, se encuentran con una escena un tanto singular: Reigosa reposa en la cama con los ojos abiertos, las manos atadas al cabecero y el cuerpo presenta desde el abdomen hasta las rodillas un aspecto negruzco como si le hubieran rociado con algún tipo de líquido abrasivo.

A primera vista todo apunta a un crimen pasional pero ¿quién ha sido capaz de cometer un crimen tan cruel y qué motivos le han llevado a hacerlo? Estas son dos de las muchas preguntas a las que se enfrentan Caldas y Estévez a lo largo de los cortos capítulos en los que está estructurada la novela y que les llevará a investigar tanto en las altas esferas como en los bajos fondos.

Pese a los premios cosechados, Ojos de agua es la opera prima de Villar y, desde mi punto de vista, los personajes podrían estar más trabajados ya que lo único que sabemos de ellos es que Caldas posee un carácter introvertido y que Estévez es visceral, tosco y brusco en sus modos pero sensible al paisaje vigués. Sin embargo, esto se compensa con las descripciones de la ciudad, tanto de sus calles como de sus edificios, de sus bares y tascas –algunas reales como el Bar Puerto o el Eligio donde el autor despliega su buen hacer como crítico gastronómico- así como de los lugares de visita obligada como Monte de Castro.

Isla Toralla
Otra de las cosas de las que adolece es el final en el que, aunque todo a punta a un culpable y el pastel se descubre por una de esas casualidades tontas de la vida, hay cosas que no terminan de encajar a la perfección pese a no dejar ningún cabo suelto. Quien haya leído el libro sabrá a lo que me refiero.

Si bien me ha gustado por lo rápido y fácil que se lee, así como por el estilo sencillo y sin artificios del autor que hace que devores el libro en un par de tardes, reconozco que disfruté muchísimo más con La playa de los ahogados en la que la trama está más trabajada y el final resulta mucho más sorprendente.

Aunque ambos títulos pueden leerse por separado, de Ojos de agua a La playa de los ahogados se aprecia una ligera evolución en los personajes pese a que seguimos sin saber los motivos reales que hacen que Estévez sea trasladado desde su Zaragoza natal a Vigo. Lo que no varia en ambos libros son las descripciones de una palabra al comienzo de cada capítulo y que tienen relación con lo que vamos a leer en las próximas páginas.

Lectura ligera, fresca y, sobre todo, entretenida para todo aquel que quiera pasar un buen rato con una novela policíaca así como disfrutar de un viaje a Vigo sin moverse del sofá. ¿Qué más se puede pedir?

Portada: https://imagessl3.casadellibro.com/a/l/t0/53/9788483464953.jpg
Imagen: https://1.bp.blogspot.com/_u9XXGzhLqg4/SChQHuHcMmI/AAAAAAAAGEk/cGL3YntksyA/w1200-h630-p-k-no-nu/islatoralla3.jpg