miércoles, 29 de mayo de 2019

El último akelarre

Autor/a: Ibon Martín
Edición: 4ª ed.
Lugar de edición: Donostia
Editorial: Travel Bug
Año de edición: 2017
Número de páginas: 431
ISBN: 978849440796
Serie: Leire Altuna 3

Este año me he propuesto avanzar y, si es el caso, terminar las series y sagas que tengo empezadas. El último akelarre es la tercera entrega de la serie protagonizada por la escritora Leire Altuna que tan buenos ratos me ha hecho pasar.

Ibon Martín da comienzo a esta historia con una escena muy potente: nos encontramos en Bilbao donde Leire acaba de participar en una regata de traineras celebrada en la ría cuando, tras el bullicio con el que jaleaban a las remeras cesa y se hace el silencio, se da cuenta de que las miradas de la gente se dirigen al parque de Etxebarria donde una bola de fuego cuelga a media altura de su emblemática chimenea. Al principio piensa que es una hoguera de las muchas que habrá esa noche pero la silueta que se vislumbra entre las llamas y los alaridos de dolor no dejan lugar a dudas: una persona se está quemando viva.

La investigación del caso se lo encomiendan a Ane Cestero que, tras su buen hacer en la resolución del caso del sacamantecas –el asesino de El faro del silencio, primer libro de la serie- se tendrá que enfrentar a lo que apunta ser un crimen ritual. Sin embargo, aunque habrá más victimas, contará con la ayuda de Leire e Iñigo, un profesor de criminología, para esclarecer el caso.

Aunque esta es la trama principal, el autor la intercala con una subtrama acaecida en el pasado, concretamente en los años 1609-1610 en el pueblo navarro de Zugarramurdi. Así conocemos a María, una joven pastora a la que su abuela prepara para ser partera, y a la que una amiga acusa de bruja por celos y envidia. También seremos testigos de lo que aconteció allí y en los pueblos de alrededor, un hecho histórico real, en el que más de un tercio de la población fue acusada de brujería, no porque lo fueran realmente, sino por las envidias y rencillas que había entre sus habitantes y también la animadversión del abad del monasterio de Urdax.

Parque de Etxebarria
Pese a que a priori nada tienen en común, las dos historias están relacionadas entre sí, ¿cuál es el nexo de unión? Es algo que deberás descubrir por ti mismo si decides adentrarte en las páginas de El último akelarre y que no te eche para atrás que sea la tercera entrega de la saga ya que cada libro es autoconclusivo y se pueden leer independientemente, si bien es cierto que es mejor leerlas por orden.

Sé que ya lo mencioné en su momento pero lo mejor de estos libros, a parte de lo entretenidos que son si te gusta este género, es el cómo Marín recrea los escenarios en los que desarrolla la historia. Soy bilbaína y he visto reflejada mi ciudad perfectamente con su caos urbano, la universidad de Deusto, el barrio de Santutxu, el parque de Etxebarria y la ría como eje vertebrador de la ciudad. También conozco bien Zugarramurdi ya que vivo en Navarra desde hace unos años y he tenido la suerte de visitar este pueblo en contadas ocasiones y tanto la tranquilidad que allí se respira como sus impresionantes valles, su cueva con el río del Infierno, los prados verdes donde pastan las ovejas y el canto de los pájaros quedan plasmados a lo largo de las páginas.

Cuevas de Zugarramurdi
El libro se estructura en sesenta y tres capítulos y hacen referencia a los días de la la investigación, comenzando el 14 de junio de 2015 y terminando el 27 del mismo mes. Es decir, trece días en los que se desarrolla la trama y en los que nos volvemos a encontrar con los mismos personajes de anteriores entregas: Leire Altuna, la ertzaina Cestero; Iñigo, el profesor de criminología; la hermana y la madre de Leire así como su pareja a los que vemos evolucionar, si bien el cambio más radical se aprecia en Cestero y no tanto en el resto del elenco.

A parte de los asesinatos y la caza de brujas, que son los ingredientes principales de El último akelarre, también nos encontramos con una crítica velada –o quizá no tanto- a los grupos neonazi que atacan a homosexuales, indigentes, extranjeros; también a sectas, manipulando a la gente de forma que anulan su voluntad. Elementos que conjugan un libro entretenido, con un lenguaje sencillo, sin artificios y con capítulos cortos que dan mucho dinamismo a la lectura.

Martín sabe cómo atraer la atención del lector con un ritmo constante que se acelera al acercarse el desenlace donde todas las piezas encajan en su lugar y te das de bruces al descubrir que quien creías que es el asesino nada tiene que ver en las muertes y te sorprendes al ver quién es el culpable y sus motivos, así como el nexo que une la historia del presente con la acaecida en el pasado.

Sé que a más de uno le echará para atrás que sea una serie pero, de verdad, si os llama la atención que no sea impedimento porque, como ya he dicho anteriormente, son libros independientes y autoconclusivos.

Portada: https://images-eu.ssl-images-amazon.com/images/I/51DOPs%2B6LoL.jpg
Imagen 1: https://img4.viajar.elperiodico.com/60/fa/d2/chimenea-bilbao-650x365.jpg
Imagen 2: http://cuevasdezugarramurdi.com/wp-content/uploads/2017/07/cropped-cuevaszugarramurdi1.jpg

12 comentarios:

  1. Me rechifla Ibon Martín. Me encanta Leire Antuna y muero por el País Vasco, así que lo tiene todo para ser una novela maravillosa. Mil Gracias.
    Concha Yunta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Descubrí a este autor por mera casualidad pero ha sido todo un acierto, la serie de Leire Altuna está resultando muy pero que muy entretenida y con escenarios que conozco es un plus. Te animo a que lo leas, creo que te gustará.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Holaa!! no lo conocía pero no lo descarto. Gracias por la reseña y ya te sigo.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Es una lectura muy entretenida si te gusta este género.
      Un saludo y bienvenida.

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Este libro lo he tenido en mente leer en varias ocasiones y por motivos desconocidos hasta para mi lo he dejado pasar. Tengo que ponerme de nuevo con él y comenzar su lectura después de leer tu reseña.
    Gracias y un saludo ;P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Te animo a que te pongas nuevamente con él, está muy bien y es muy entretenido. Espero que le des la oportunidad y lo disfrutes.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. ¡Hola! ^^
    Reconozco que cuando se trata de thriller o novela policíaca tiro más hacia los autores extranjeros. He probado con autores nacionales en este género, y la verdad es que no me han convencido mucho, así que no sé si atreverme con este libro.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Hay autores nacionales muy buenos dentro de este género e Ibon Martín es uno de ellos, tiene un estilo sencillo y las descripciones de los escenarios son muy buenas. Te animo a que le des una oportunidad, si es así ya nos contarás.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Ahora mismo las series no me llaman la atención, aunque voy a empezar una en unos días. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Lo entiendo perfectamente, en mi caso me quiero ir quitando todas las que ya tengo empezadas.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Hola!
    Ah pues mira, que de este ya tenías la reseña publicada... como me voy poniendo al día con tu blog poco a poco, aún no la había visto xD
    Me ha hecho mucha gracia lo de "sacamantecas", igual cuando sepa el por qué de este nombre deja de hacermela xD Estos libros parece que se dan un aire a una trilogía que he leído recientemente y me ha gustado bastante así que oye, me los apunto a ver si más adelante caen ^^
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Sí, había reseña ya y lo del sacamantecas seguro que cuando sepas el porqué no te hace tanta gracia (está basado en un hecho real).
      Si dices que se parece a la trilogía que has leído, y te ha gustado, te animo a que le des una oportunidad a los libros de Ibon. Se leen muy bien y enganchan bastante, al menos a mí.
      Un saludo y ya nos contarás si te animas finalmente.

      Eliminar