miércoles, 27 de febrero de 2019

Sin noticias de Gurb

Autor/a: Mendoza, Eduardo
Edición: 22ª ed.
Editorial: Seix Barral
Año de edición: 1994
Número de páginas: 139
ISBN: 84-322-0640-7

La primera vez que leí Sin noticias de Gurb tenía catorce años y lo recordaba como un libro muy divertido con el que me reí mucho. Con el paso de los años, y una nueva relectura, no me he reído tanto pero he sabido apreciar otras cosas que en su momento no tuve en cuenta: la parodia y la mordacidad de Eduardo Mendoza.

Dos extraterrestres son enviados a nuestro planeta con la misión de investigar los usos y costumbre del lugar y, para no llamar la atención, deberán mezclarse con los habitantes autóctonos adoptando forma humana. Tras un aterrizaje un tanto caótico en un páramo de Sardanyola, el jefe de la misión (del que no conocemos su nombre y que será nuestro narrador) ordena a Gurb que adopte la forma corpórea de Marta Sánchez.

Teniendo en cuenta que la acción transcurre en la Barcelona preolímpica y que Marta Sánchez está en pleno auge de su carrera, os podéis imaginar lo inadvertido que pasa Gurb en cuanto sale de la nave espacial y se topa con el primer hombre que se le cruza en el camino. Desde ese momento, Gurb desaparece sin dejar rastro ni ponerse en contacto con su compañero que iniciará una alocada búsqueda por la Barcelona del 92 adoptando formas tan dispares como la del Conde Duque de Olivares, Gary Cooper o el Papa Pío XII.

Escrito en forma de diario Mendoza hace una mordaz crítica de la sociedad, de los políticos y la forma de vida de una ciudad que se preparaba para los Juegos Olímpicos y donde el poder público despilfarraba cantidades ingentes en obras faraónicas abriendo más zanjas que en un campo de batalla.

Sin noticias de Gurb es una lectura fácil y ligera, y no sólo por la breve extensión de sus páginas sino por la exquisita ironía de Mendoza, las disparatadas situaciones que vive nuestro anónimo extraterrestre y las claras descripciones de la Barcelona de los años 90.

Pese a quedar esos años en la memoria de quienes vivimos aquella época, Sin noticias de Gurb sigue siendo una lectura recomendable con la que pasaremos un rato agradable de lectura.

Fuente imagen de portada: http://unlibroparaestanoche.files.wordpress.com/2011/06/20080328-sin-noticias-de-gurb.jpg

viernes, 22 de febrero de 2019

Los asesinos del emperador

Autor/a: Santiago Posteguillo
Edición: 1ª ed.
Lugar de edición: Barcelona
Editorial: Planeta
Año de edición: 2011
Número de páginas: 1200
ISBN: 978-84-0810-325-7
Trilogía Trajano 1

Pese a que la novela histórica es otro de los géneros que más me gustan reconozco que lo tenía dejado de lado y que, de una parte a aquí, me he centrado en las novelas policíacas, thrillers y similares. También he de reconocer que, pese a la fama de Santiago Posteguillo, no había leído ninguno de sus libros y tuvo que ser Yo, Julia el título que picara mi curiosidad pero, como no quedaba ningún ejemplar en la librería y no me apetecía esperar, me decidí por Los asesinos del emperador –primera parte de la trilogía Trajano- y no me arrepiento en absoluto.

Aunque a primera vista dé mucha pereza ponerse a leer un libro de mil doscientas páginas, que recogen treinta y cinco años de la historia de Roma en los que se suceden nueve emperadores, creedme si os digo que no se hace nada pesa su lectura y que todas y cada una de sus páginas merecen la pena.

Posteguillo nos hace viajar en el tiempo para situarnos en la Roma imperial del siglo I d. C, más concretamente a una fecha crucial que marcará el devenir de la Historia: el 18 de septiembre del año 96. Día en el que la conspiración fraguada por Partenio -el consejero del emperador- y otros conjurados se lleva a cabo para terminar con la vida de Domiciano, último miembro de la dinastía Flavia.

Foro romano 
Para comprender los motivos de ésta conjura aún debemos retroceder más en el tiempo para ver a muchos de los personajes en su niñez o juventud durante los últimos años del reinado de Nerón y que serán importantes para más de uno de ellos. Seremos testigos de cómo los hispanos, pese a tener dinero, poder y ciudadanía romana, eran considerados inferiores a los nacidos en Roma. También veremos cómo viven los años de la guerra civil que se produjeron tras el suicidio de Nerón, años convulsos en los que los siguientes emperadores, Galva, Otón y Vitelio, sumen a la ciudad en el caos y la ruina hasta que el Senado proclama a Vespasiano como nuevo emperador y, con él, la dinastía Flavia.

Vespasiano recuperó la calma y las fronteras para el Imperio y, a su muerte, su hijo Tito continuó con la construcción de edificios públicos, se hizo popular por ser generoso con las víctimas de la erupción del Vesubio y del incendio que asoló Roma pero su reinado fue breve –dos años- y su hermano Domiciano le sucede. A partir de aquí conoceremos a uno de los emperadores más tiranos, paranoicos y odiados (solo comparable a Calígula o Nerón) y el personaje central sobre el que se centra la trama de Los asesinos del emperador.

Sin embargo no serán los únicos personajes con los que nos encontraremos ya que treinta y cinco años de historia dan para mucho y un sinfín de nombres más le acompañarán a lo largo de las páginas. Aunque entre todos ellos destacaría a la emperatriz Domicia Longina -la esposa de Domiciano- un personaje potente que derrocha fuerza por doquier y cuya vida está marcada por el sufrimiento, la ira y la sed de venganza. Ella y Domiciano son, desde mi punto de vista, los personajes principales de esta novela que sobresalen por méritos propios sobre todos los demás. En menor medida está Trajano, al que vemos crecer hasta llegar a ser el primer emperador hispano de la Historia y, aunque sí conocemos parte de su vida familiar, son pequeñas píldoras ya que es la primera parte de la trilogía y se irá desarrollando en las siguientes entregas. Por último, Marcio, al que conocemos siendo un niño en las calles de la Subura junto a su gran amigo Atilio. Ambos serán entrenados para ser los mejores gladiadores de la arena del Anfiteatro Flavio hasta que se ven obligados a enfrentarse entre ellos a muerte, ¿quién de los dos será el vencedor?

Domiciano, Tito Flavio
Posteguillo me ha conquistado con esta novela por su estilo sencillo pero cuidado y la forma de narrar en la que dosifica la intriga y los hechos más relevantes para tener al lector engancho de principio a fin. Sus descripciones son muy vívidas y te hacen sentir un personaje en la sombra que recorre todos los rincones de la ciudad de Roma, desde la impresionante Domus Flavia a las calles del Foro y el Anfiteatro pasando por el barrio de la Subura hasta las cloacas, sin olvidar las fronteras del Imperio y los territorios conquistados. Si tuviera que destacar algo no sabría que contestar porque sería todo, desde la veracidad de los hechos históricos –el propio autor lo aclara al final del libro diciendo que la parte novelada es la vida privada de los personajes- a la ambientación, la narración…

Los asesinos del emperador es un libro extenso pero de fácil lectura que se estructura en ocho libros y éstos, a su vez, en capítulos aunque desde mi percepción diría que son tres las partes más diferenciadas: la primera, el día en el que se lleva a cabo la conjura para acabar con la vida de Domiciano; la segunda, retroceder en el tiempo para ser conocedores de todos los acontecimientos que se suceden hasta llegar a ese fatídico 18 de septiembre del año 96 d.C y, tercera, la resolución de la conjura -quiénes estaban involucrados, si consiguen o no sus propósitos, si salen indemnes o son castigados- y el nombramiento de Trajano como emperador.

Gladiadores
Para no perdernos, al principio de cada libro aparece una tabla –a modo de guía- con el nombre del o los emperadores que gobernaron en ese período en el que transcurre la acción. También contamos con una lista de todos los personajes así como mapas de Roma, del palacio imperial, de las diferentes batallas y asedios que tienen lugar en la novela, un glosario de términos latinos y otros datos que resultan muy interesantes consultar durante la lectura.

Guerras, envenenamientos, traidores, delatores, combates de gladiadores, fieras del Anfiteatro, ejecuciones, ira, sufrimiento, sed de venganza, locura, amazonas, poetas, persecución de cristianos, asedios y esperanza se conjugan de forma magistral a lo largo de tantas páginas para darnos a conocer un período fascinante de la Historia. Si habéis tenido la suerte de viajar a Roma, en mi caso he estado varias veces, estoy segura que habréis visitado los foros y el Anfiteatro Flavio (más conocido como Coliseo) disfrutareis de esta novela por partida doble ya que, por un lado, recreareis la Roma imperial y, por otra, vuestra estancia en la città eterna.

No suelo escribir reseñas tan largas pero es que Los asesinos del emperador me ha gustado tanto que no he sabido trasmitirlo de otra forma. Una lectura muy recomendable y que sin duda estará entre mis mejores libros de este año.

Portada: https://static.fnac-static.com/multimedia/Images/ES/NR/37/c3/09/639799/1540-6.jpg
Imagen Foro romano: https://miviaje.com/wp-content/uploads/2018/01/foro-romano.jpg
Imagen Domiciano: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/f/ff/Domiziano_da_collezione_albani%2C_fine_del_I_sec._dc._02.JPG/250px-Domiziano_da_collezione_albani%2C_fine_del_I_sec._dc._02.JPG
Imagen gladiadores: https://guerrerosdelahistoria.com/wp-content/uploads/2016/11/CTC_6PCWsAAB8Op.jpg

miércoles, 20 de febrero de 2019

Empezando lectura 6

Ayer comencé Annabelle, de Lina Bengtsdotter, gracias al programa Masa Crítica de Babelio. Dicen que ha sido el debut más exitoso del año en Suecia por lo que ha obtenido el premio Crimetime Specsavers y ha sido nominado a mejor libro del año. Una presentación muy interesante para una novela que, a priori, promete bastante y según la sinopsis no está nada mal:

“Gullspang es un pequeño pueblo del interior de Suecia en el que nunca pasa nada. Hasta que durante una calurosa noche de verano la joven Annabelle Roos desaparece.
Charlie Lager, una peculiar policía de Estocolmo, se hará cargo de la investigación: es la mejor y nunca abandona un caso. Pero para Charlie éste no es un caso más: Gullspang es su pueblo natal, el lugar del que escapó años atrás y al que nunca ha querido regresar.
Los indicios que poco a poco la guiarán hasta Annabelle también la llevarán a revivir sus recuerdos más ocultos, a los que deberá enfrentarse de una vez por todas si no quiere acabar sepultada por ellos.”

No es mucho lo que he leído pero, de momento, ha conseguido picarme la curiosidad aunque no me parece que sea nada del otro mundo. Veremos a ver qué pasa cuando lo termine.

¿Qué os parece, lo habéis leído?

lunes, 11 de febrero de 2019

Estambul

Autor/a: Orhan Pamuk
Título original: Instanbul. Hatiralar ve sehir
Traductor/a: Rafael Carpintero
Edición: 1ª ed.
Lugar de edición: Barcelona
Editorial: DeBolsillo
Año de edición: 2007
Número de páginas: 438
ISBN: 978-84-8346-418-2

Estambul es un retrato, en ocasiones panorámico y en otras íntimo y personal, de una de las ciudades más fascinantes de la Europa que mira a Asia. Pero es también una autobiografía, la del propio Orhan Pamuk. La historia da comienzo con el capítulo de su infancia, donde Pamuk nos habla sobre su excéntrica familia y su vida en un polvoriento apartamento -”los apartamentos Pamuk”, así los denomina- en el centro de la ciudad.

El autor recuerda que fue en aquellos días lejanos cuando tomó conciencia de que le había tocado vivir en un espacio plagado de melancolía: residente en un lugar que arrastra un pasado glorioso y que intenta hacerse un hueco en la “modernidad”. Viejos y hermosos edificios en ruinas, estatuas valiosas y mutantes, villas fantasmagóricas y callejuelas secretas donde, por encima de todo, destaca el terapéutico Bósforo, que en la memoria del narrador es vida, salud y felicidad.

Recomendaría este libro por dos motivos. Primero, porque se conoce un poco a Pamuk y se comprende mucho mejor su obra ya que plasma en cada una de ellas parte de su vida, con pequeñas y sutiles pinceladas. El segundo motivo es porque, tanto para los que ansían conocer esta ciudad con alma como para los que ya la conocen, ofrece una visión completamente ajena a las típicas visitas turísticas; es como si Pamuk nos diera la mano y nos enseñara los recovecos, la historia, los colores y gente de Estambul.

Esta elegía sirve para que el autor introduzca a pintores, escritores y célebres asesinos, a través de cuyos ojos el narrador describe la ciudad. Hermoso relato de una ciudad y una vida, ambas fascinantes por igual.

Aunque lo que más destacaría es la colección de imágenes de la ciudad que pueblan las páginas del libro. Fotos que forman parte de la colección privada de Pamuk – de cuando era niño, adolescente, imágenes de sus padres y abuela- y otras de Hilmi Sahenk, Ara Güler, entre otros, que muestran parajes atípicos a las postales turísticas.

Estambul es uno de esos libros que pueden gustar mucho a algunos y que otros tal vez no pasen ni de las primeras páginas. Si te gusta el estilo de Pamuk y Estambul, te gustará el libro, si no es así, tal vez termines abandonando su lectura ya que hay capítulos que se hacen un poco pesados, les falta agilidad y fluidez; a ello contribuye la cantidad de nombres turcos, aunque no es algo sumamente relevante, pese a estar bien escritos. Esto es algo que vengo apreciando en lo que llevo leído de Pamuk -que no es mucho, pero sí lo suficiente-, y es un poco reiterativo.

Portada: https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/51XHkg%2BL%2BkL._SX373_BO1,204,203,200_.jpg

martes, 5 de febrero de 2019

Los gritos del pasado

Autor/a: Camila Läckberg
Título original: Predikanten
Traductor/a: Carmen Montes Cano
Edición: 32ª ed.
Editorial: Maeva
Año de edición: 2012
Número de páginas: 431
ISBN: 978-84-15140-06-1
Serie: Los crímenes de Fjälbacka 2

Tras descubrir a Läckberg con La princesa de hielo, y el buen rato que me hizo pasar mientras lo leí, me he animado a continuar con la segunda entrega de Los crímenes de Fjälbacka protagonizados por la pareja formada por la escritora Erica Falck y el comisario Patrik Hedström.

Läckberg vuelve a utilizar en Los gritos del pasado el mismo esquema de su primera novela, un crimen como eje central con flashbacks al pasado mezclado con la vida cotidiana de Erica y Patrik así como del resto de personajes que los acompañan.

Todo comienza con un niño que sale a la entrada de un barranco próximo a su casa para jugar a caballero medieval en busca de dragones y, en ello está, cuando por el rabillo del ojo vislumbra un objeto rojo que llama su atención en el fondo del barranco. Poco a poco se va acercando al objeto y descubre un montón de huesos alrededor de un bulto que va tomando forma de mujer. En un principio piensa que está dormida pero, rápidamente, se da cuenta de que está muerta.

Así arranca un nuevo caso que Patrik y el resto de sus compañeros tendrán que investigar pero lo más curioso es que los huesos que aparecen junto a la mujer muerta son los restos de dos jóvenes desaparecidas hace veinte años. ¿Qué relación existe entre esas muertes?, ¿Se trata de un asesino en serie? A estas y otras cuestiones se enfrentarán nuestros protagonistas.

Como decía anteriormente, la autora utiliza la misma fórmula de su anterior novela que tan buen resultado le dio pero vemos avanzada la relación entre Erica y Patrik ya que están a punto de ser padres de una niña. Por lo demás, todo se mantiene igual: el mismo lenguaje sencillo y sin artificios pero narrado con tan buenas descripciones y dosis justas de suspense para que el lector no suelte el libro hasta terminarlo.

Sin embargo, hay algo que me llama la atención y que ya intuí en La princesa de hielo y que en Los gritos del pasado lo veo más patente y es el daño que se inflige a los niños. Si bien en la primera parte era un daño físico con abusos y vejaciones, en esta segunda el daño es más bien psicológico, utilizando a menores como reclamo para estafar a la gente. Es algo que me ha llamado la atención poderosamente porque, aunque sea novelado, el daño a un niño no deja a nadie indiferente y también porque tengo una imagen idealizada de los países nórdicos con respecto a la educación, tolerancia y civismo que nada tienen que ver con la que tenemos en otros países.

Por lo demás, solo me queda decir que es un libro entretenido sin muchas pretensiones y que hará las delicias de quienes gustamos de este tipo de lectura aunque no me ha gustado tanto como La princesa de hielo, más que nada, porque esta vez sí que he intuido desde un comienzo quien podía ser el asesino y porque la vida personal de Erica y Patrik tiene bastante más relevancia de la que, en mi modesta opinión, debería tener.

Con esto no quiero decir que no lo haya disfrutado o no me haya gustado, ni mucho menos, pero sí noto que Läckberg no se complica con cambios de estilo ni con nuevos personajes; utiliza una fórmula que le funciona bastante bien y para qué cambiarla.

No obstante, seguiré leyendo más casos de esta pareja más que nada porque los tengo en casa, son lecturas ligeras para intercambiar entre otras más pesadas y porque tengo curiosidad de saber cómo avanza la vida de sus personajes y de si el maltrato infantil en todas y cada de sus vertientes sigue presente a modo de velada denuncia de que en los países nórdicos también pasan cosas estas cosas.

Portada: http://www.quelibroleo.com/images/libros/9788496748507.jpg