jueves, 4 de octubre de 2018

Vicios ancestrales

Autor/a: Tom Sharpe
Traductor/a: Antonio Mauri
Editorial: Anagrama
Colección: Compactos
Encuadernación: Rústica
ISBN: 978-84-33920-85-0
Páginas: 280

Siempre he oído que hacer reír es mucho más difícil que hacer llorar, supongo que será porque cada persona tenemos un concepto del humor totalmente personal y lo que a unos hace gracia a otros puede que no. En mi caso, soy de esas personas que se ríen hasta de su sombra.

Vicios ancestrales es un libro de humor, ácido y muy mordaz con en el que hay que dejar los prejuicios de lado y saber ver que tanto la ironía como reírse de uno mismo pueden ser mecanismos de defensa ante determinadas situaciones o problemas.

Dejando de lado esta pequeña aclaración, necesaria para entender el tipo de humor al que nos enfrentamos con esta lectura, paso a comentaros el argumento de la obra. El anciano e impedido Lord Petrefact es un magnate inglés y cabeza de una de las familias más respetadas de la sociedad británica pero, aunque a priori pueda parecer un ancianito respetable, es un ser odioso al que nadie soporta y que tiene como objetivo destrozar la reputación de la que gozan sus parientes. Para ello decide contratar al profesor Yapp, un catedrático de izquierdas, defensor radical de los derechos de los trabajadores y un antisistema que constituye todo lo contrario a Lord Petrefact para que escriba la historia de su familia y saque a la luz todos los trapos sucios.

Desde el momento en el que el Yapp pone un pie en la mansión de Lord Petrefact comienza el caos absoluto y las situaciones disparatadas, valgan de ejemplo un par de ellas: una bañera antigua automatizada que es capaz de reventar suelos y la silla de Lord Petrefact que se vuelve loca y arremete con todo lo que se interpone en su camino llevando arrastras a su propietario. A partir de aquí las situaciones que se suceden son a cual más rocambolescas y en ellas tendrán cabida desde una fábrica de juguetes sexuales, pasando por los personajes más variopintos que podáis imaginar, hasta el asesinato de un enano.

Con un lenguaje sencillo y coloquial, sin demasiados artificios, Sharpe teje una historia muy loca en la que no deja títere con cabeza pero en la que también se aprecia una crítica al puritanismo sexual y las buenas formas de las clases altas, al sistema judicial y los derechos laborales. Una lectura ágil y fresca, pese a estar escrita hace más de treinta años, con la que he disfrutado bastante.

Entiendo, por lo que comentaba al principio, que no es una lectura para todo el mundo pero recomendable para todo lector que quiera adentrarse en la obra de Sharpe o para aquellos que se rían de todo y tengan un sentido del humor un tanto absurdo.

Portada: https://imagessl0.casadellibro.com/a/l/t0/50/9788433920850.jpg
Imagen: https://www.mibrujula.com/wp-content/uploads/2015/01/fabrica-jugues-adul.jpg

2 comentarios:

  1. Me encantan todos los libros de este autor. No puedo parar de reir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Es un autor muy mordaz con el que pasar un buen rato, a mí también me hace reír pero reconozco que su estilo no es para todo tipo de lector.
      Un saludo.

      Eliminar