martes, 25 de enero de 2022

Empezando lectura 27

Entre los propósitos de 2022 está leer cuatro clásicos a lo largo del año, y como ya tengo empezada la serie de libros protagonizada por Holmes, qué mejor que continuar con Las aventuras de Sherlock Holmes. Un compendio de doce relatos en los que volveremos a ver en acción a Holmes y Watson.
“En este libro las pistas, los malos, la sospecha y la intriga se multiplican, y no solo eso, también las conversaciones entre Holmes y Watson cargadas de reflexiones coherentemente delirantes se multiplican, y el pensamiento profundo: «Voy a fumar. Este es un problema de tres pipas, así que le ruego que no me dirija la palabra durante cincuenta minutos», y los disfraces del detective, y los escenarios londinenses… Y no se multiplica, pero aparece, la única mujer a la que el misógino de Sherlock regala su admiración. Y todo, porque Las aventuras de Sherlock Holmes reúne un grupo de casos nada «elemental» que, sin duda, y como le dice el Dr. Watson a Holmes: «Querido amigo, no me lo perdería por nada del mundo»”
Lo empezaré esta misma tarde, a ver qué tal.

lunes, 17 de enero de 2022

Propósitos lectores 2022

Ya que el año pasado no fui capaz de cumplir con todos los propósitos, eran demasiados y sabía que no lo lograría, para este 2022 voy a seguir con ellos a ver si, aunque sea a medio plazo, consigo cumplirlos.

La única diferencia que me he planteado para este año es leer más libros escritos por autoras puesto que en 2021 solo leí ocho y espero superar esa cifra así sea con uno más. También me gustaría leer algún clásico más y seguir saliendo de mi zona de confort, por lo demás todo sigue igual: terminar series, trilogías, etc., ir liberando la estantería de libros pendientes, releer mis cómics de Asterix y Obelix, no fijarme una cifra de libros y leer lo que me apetezca en cada momento.

Ahí es nada pero que no sea por no intentarlo.

SERIES, TRILOGÍAS, BILOGÍAS…
Trilogía Trajano de Santiago Posteguillo (Terminarla)
Los asesinos del emperador ✓
Circo Máximo ✓
La legión perdida
Trilogía Isla de Lewis de Peter May (Avanzar)
La isla de los cazadores de pájaros ✓
El hombre sin pasado
El último peón
Trilogía medieval de Luis Zueco (Avanzar)
El castillo ✓
La ciudad
El monasterio
Trilogía Elena Blanco de Carmen Mola (Terminarla)
La novia gitana ✓
La red púrpura ✓
La nena
Serie Robert Langdon de Dan Brown (Avanzar)
Ángeles y demonios ✓
El código Da Vinci ✓
El símbolo perdido
Inferno
Origen
Serie Los crímenes de Fajällbacka de Camila Läckberg (Avanzar)
La princesa de hielo ✓
Los gritos del pasado ✓
Las hijas del frío ✓
Crimen en directo ✓
Las huellas imborrables ✓
La sombra de la sirena ✓
Los vigilantes del faro
La mirada de los ángeles
El domador de leones
La bruja
Tetralogía Leire Altuna de Ibon Martín (Terminarla)
El faro del silencio ✓
La fábrica de las sombras ✓
El último akelarre ✓
La jaula de sal
Serie Erika Foster de Robert Bryndza (Avanzar)
Te veré bajo el hielo ✓
Una sombra en la oscuridad ✓
Aguas oscuras ✓
Último suspiro
Cold blood
Deadly secrets
Serie Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle (Avanzar)
Estudio en escarlata ✓
El signo de los cuatro ✓
Las aventuras de Sherlock Holmes
Las memorias de Sherlock Holmes
El sabueso de los Baskerville
El regreso de Sherlock Holmes
El último saludo en el escenario
El valle del terror
El archivo de Sherlock Holmes
Bilogía Claudio de Robert Graves (Terminarla)
Yo, Claudio ✓
Claudio, el dios, y su esposa Mesalina

CLÁSICOS LITERARIOS
01.-
02.-
03.-
04.-

OTROS GÉNEROS LITERARIOS

LEYENDO AUTORAS
01.-Carla Montero

DESPEJANDO LA ESTANTERÍA DE PENDIENTES
01.-La voz dormida de Dulce Chacón
02.-La desaparición de Stephanie Mailer de Joël Dicker
03.-La piedra lunar de Wilkie Collins
04.-Premonición de Rosa Blasco

LEÍDOS EN 2022
01.-El medallón de fuego de Carla Montero 3/5
02.-Vestido de novia de Pierre Lemaitre 3/5

jueves, 13 de enero de 2022

El medallón de fuego

Autor/a: Carla Montero
Edición: 1ª ed.
Editorial: Plaza y Janés
Año de edición: 2021
Número de páginas: 601
ISBN: 978-84-01-02599-0

Cuando leí varias reseñas sobre este libro me llamó la atención el argumento: “una antigua reliquia que marcará el curso de la Historia. Una búsqueda trepidante por toda Europa” (sobre todo al Berlín de 1945) y, aunque se trata de una continuación –la primera parte es La tabla esmeralda-, al ver que se podía leer de forma independiente, me decidí a leerlo.

En el prólogo la autora nos pone en antecedentes sobre la búsqueda de una antigua reliquia, El medallón de fuego, que es buscado por Lorenzo de Médici en el siglo XV, nos habla también del asesinato de la familia Romanov y de cómo unos alemanes fundan la Sociedad Thule. A partir de ahí nos traslada al Madrid de la actualidad donde Ana García Brest, una experta en arte, recibe la llamada de Martín Lohse, un buscador de tesoros, para que le ayude a encontrar un antiguo medallón.

Así comienza una búsqueda que llevará a nuestra protagonista a un viaje por toda Europa y donde tendrá que enfrentarse a varios peligros. Este hilo argumental se va ir intercalando con otro acontecido en el pasado, concretamente, en el Berlín de 1945 donde vamos a ir conociendo a una serie de personajes con sus respectivas historias.

Tengo que reconocer que el comienzo me ha parecido un poco caótico con tanto personaje y donde no ves qué relación se puede establecer entre ellos pero, a medida que vas avanzando en la lectura, las piezas van encajando en su lugar y las conexiones entre los personajes se van dilucidando poco a poco.

Como siempre que hay varios hilos argumentales me decanto por el acontecido en el pasado y, en esta ocasión, también ha sido así ya que siento debilidad por las historias ambientadas en época de guerra y porque me parece que está mucho mejor llevada que la acontecida en el presente. Además, se aprecia la labor de investigación por parte de la autora y al comienzo de cada capítulo ambientado en Berlín tenemos una pincela de datos históricos que he agradecido enormemente.

El medallón de fuego es una historia bastante entretenida en la que cuesta entrar por ese principio un poco caótico de tanto personaje pero que cuenta con un ritmo ágil y que atrapa al lector a medida que pasan las páginas. También ayuda lo bien perfilados que están todos y cada uno de los protagonistas, desde los principales a los más secundarios, y el estilo sencillo pero cuidado de la autora.

Pese a que Ana es la protagonista de la parte del presente, en la parte del pasado destacaría, sin lugar a dudas, a Katya. Un personaje fuerte, con coraje, de los que se hacen a sí mismos, con un pasado marcado por la tragedia y que será fundamental en el desarrollo de la historia.

Aunque he disfrutado con la lectura de El medallón de fuego, y pese a que son lecturas independientes, las referencias que se hacen a La tabla esmeralda (la primera parte) son bastantes y al no haberla leído me quedado con la sensación de que me falta cierta información para comprender mejor a los personajes y la historia en sí misma.

El final tampoco ha contribuido a que la lectura me haya resultado todo lo redonda que debería haber sido puesto que algunos hechos me han resultado un tanto predecibles y otros me han dejado con la sensación de ¿así termina la búsqueda del medallón? En ese sentido me ha deja un poco fría y, en mi opinión totalmente personal, desluce una historia que podría haber dado un poco más de sí en esas últimas páginas.

Pese a estos pequeños “peros” que menciono es una lectura entretenida con ese toque de aventura que supone la búsqueda del medallón y que he disfrutado, sobre todo con la parte histórica. Es más, me que quedado con las ganas de leer La tabla esmeralda y eso ya dice bastante.

Por último agradecer a Babelio y a la editorial por haberme seleccionado para la lectura de este ejemplar. Gracias.



lunes, 10 de enero de 2022

Balance lector de 2021

Pese a que han pasado unos días de este nuevo año echo la vista atrás para ver qué dio de sí dos mil veintiuno y, en cuanto a la cantidad de libros, he leído sólo veintinueve títulos siendo cuatro de ellos cómics de Asterix y Obelix pero, para no variar, me decanto por libros con bastantes páginas (me van los tochos).

Respecto a los propósitos que me planteé he cumplido algunos y otros no, entre los que sí he cumplido está haber terminado la bilogía de Julia Domna y avanzar con algunas de las demás trilogías y series que tengo empezadas pero no he sido capaz de terminar aquellas en las que tan sólo me queda un libro para darles carpetazo.

Otro propósito que me planteé y que sí he cumplido ha sido salir de mi zona de confort y, en esta ocasión, he leído aventuras infantiles, relatos, novelas epistolares, con representación LGBTQ+ y hasta una novela romántica que confirma que sigo sin reconciliarme con éste género. También he leído los tres clásicos que me había fijado y, sí, lo sé, no es que sea la panacea pero ahí sigo poco a poco.

Tampoco he conseguido leer los cinco libros pendientes que me había planteado sacar de la estantería, finalmente, sólo han sido tres por lo que el tema de propósitos lo voy a dar como no superado ya que no he logrado cumplir con todo (me vine muy arriba).

No obstante, pese a la modesta cantidad de libros leído puedo decir que ha sido un año de buenas lecturas aunque también ha habido alguna decepción y de otros me esperaba más.

Entre los libros que más me han sorprendido se encuentran: La casa de las voces de Donato Carrisi, mi autor favorito dentro del thriller, que siempre me deja con la boca abierta con sus historias y sus giros insospechados, me ha vuelto a sorprender nuevamente. El signo de los cuatro de Arthur Conan Doyle, nunca pensé que disfrutaría tanto con un clásico pero me lo he pasado genial leyendo éste libro, sobre todo con la persecución por el Tamesis. Ciudad de cristal de Paul Auster, fue una lectura extraña y me resultó muy surrealista pero, aún así, me sorprendió gratamente y disfrute de los ricos matices con los que nos regala el autor.

Entre las lecturas más divertidas se encuentran: La señora Badobedah de Sophie Dahl, un libro de aventuras infantil con el que la niña que llevo dentro se lo ha pasado estupendamente tanto con el texto como con las ilustraciones. Los cómics de Asterix y Obelix (mis favoritos) con los que he disfrutado tanto como si los hubiera leído por primera vez.

También ha habido lecturas que no han cumplido mis expectativas: el título de peor libro del año es, sin lugar a dudas, para La sombra de la sirena de Camila Läckberg, una lectura que no hay por donde cogerla y me ha hecho plantearme si seguir o no con esta serie; de verdad, es lo peor que he leído en mucho tiempo. Cada día, cada hora de Natasa Dragnic, novela romántica en la que no he conseguido empatizar con sus protagonistas ya que una me ha parecido muy pedante y el otro un cobarde, además, el estilo de la autora no me ha convencido tampoco. Esta visto que no congenio con este género literario.

Por suerte me he resarcido con aquellos libros que he disfrutado y me han hecho viajar en el tiempo: Y Julia retó a los dioses, la última lectura del año con la que viajado a la antigua Roma para disfrutar con las conjuras, las traiciones, las rivalidades entre hermanos y el ansia por el poder, pero sobre todo, con el personaje de Julia que lo eclipsa todo. Con Otra vuelta de tuerca de Henry James he sentido cómo el autor jugaba conmigo y no sabía qué era real y que no, no deja indiferente. Los siete maridos de Evelyn Hugo me han llevado a los años dorados de Hollywood y a conocer a un personaje que se hace así mismo. En La luz que no puedes ver de Anthony Doerr he conocido a Werner y Marie Laure en los días previos al bombardeo de la ciudad de Saint-Malo, una historia emotiva y diferente sobre la II G.M.

Pero las joyas de la corona son para El chico de las bobinas de Pere Cervantes, una novela dura y con personajes que dejan huella que tiene elementos para gustar a todo tipo de lector. Los girasoles ciegos de Alberto Méndez, cuatro relatos maravillosos pese a su dureza que te remueve por dentro y, nuevamente por segundo año, no podía faltar una novela de Zweig: Novela de ajedrez, una joya como todo lo que escribió este autor que se ha convertido en uno de mis autores favoritos, que teniendo este milenario juego como eje sirve para deleitarnos con el virtuosismo de Zweig y su conocimiento del alma humana.

A grandes rasgos esto fue lo que dio de sí dos mil veintiuno, esperemos que este año que hemos empezado nos deparare buenos momentos.

viernes, 31 de diciembre de 2021

Feliz año


No quería irme de vacaciones sin desearos un muy feliz año nuevo en el que espero se cumplan todos vuestros deseos y que, aunque sigan siendo unas Navidades un tanto atípicas, las estéis disfrutando si os gustan estas fechas y a los que no, ánimo que ya queda menos. Espero que terminéis bien el año y lo empecéis muchísimo mejor, que podamos seguir disfrutando y compartiendo nuestras lecturas muchos años más.

Por mi parte me tomo unos días de vacaciones para desconectar, disfrutar de mi familia y de mi añorado Bilbao. Cuidado en la carretera si os toca viajar y hasta la vuelta que será después de Reyes.