lunes, 25 de marzo de 2019

Memorias de Adriano

Autor/a: Marguerite Yourcenar
Título original: Mémoires d’Hadrien
Traductor/a: Julio Cortázar
Edición: 20ª ed.
Editorial: Edhasa
Año de edición: 2002
Número de páginas: 367
ISBN: 84-350-1557-2

Quizá Memorias de Adriano ha sido la obra más importante de Yourcenar o, al menos, a la que más tiempo dedicó. De hecho, pasaron años desde que la comenzó en 1924 hasta que se publicó por primera vez en 1951; durante ese tiempo la destruyó, la pensó, y la volvió a escribir hasta terminarla a su gusto. Por tanto, quien se anime a leer sus páginas no espere encontrar una novela histórica ágil y con un ritmo fluido porque no lo va encontrar. Estas memorias están escritas con un lenguaje sumamente cuidado, incluso poético me atrevería a decir, en el que los diálogos brillan por su ausencia y el ritmo es sumamente pausado.

Yourcenar nos presenta esta obra bajo el formato de una extensísima carta escrita en primera persona y dirigida a Marco Aurelio, su nieto adoptivo y futuro sucesor del Imperio Romano. Estamos en el siglo II d.C. y Adriano, enfermo de una afección coronaria, redacta esta misiva al saberse próximo a la muerte en la que reflexiona sobre su vida, sus años como emperador y militar, sobre el amor y la pasión y, cómo no, también sobre la muerte.

Al igual que la división del libro, tres son las etapas que se aprecian en la vida de Adriano. La primera comprende su infancia en Hispania y la esmerada educación que recibió tras morir su padre al quedar bajo la protección del emperador Trajano, así como los años de su larga carrera tanto en cargos civiles como militares y que sentarían, posteriormente, las bases de su directriz política.

La segunda abarca el período en el que Adriano acompaña a Trajano en las guerras dácicas como tribuno y cuestor quedando, posteriormente, al frente de las legiones en los territorios de Oriente y permanece allí hasta que recibe la noticia de la muerte de Trajano, apenas días después de saberse designando como su sucesor, para volver a Roma tras ser aclamado por sus legiones como emperador.

La última parte hace referencia a sus años como emperador del Imperio Romano, dedicándose a consolidar las fronteras frenando, así, la expansión territorial y renunciando a nuevas conquistas bélicas para promover el ideal de paz en todos sus dominios. Son años en los que se dedicó a recorrer y administras las provincias imperiales, a fundar ciudades, construir carreteras y monumentos y a viajar por el mero placer de conocer mundo.

La autora deja a un lado los hechos históricos como tales para centrarse en los aspectos que marcaron la vida de Adriano, ofreciéndonos de este modo, las impresiones del emperador sobre la sociedad romana, las personas que rodearon su vida, su concepción de las artes en todas sus vertientes, su matrimonio de conveniencia con Sabina y la pasión que sintió por su joven amante Antínoo y el dolor que le causo su muerte prematura.

Pese a ser un libro complejo, con muchas reflexiones y matices, merece la pena acercarse a la vida de Adriano. Eso sí, hay que tener en cuenta que no deja de ser una novela y, como tal, hay partes que no son fieles a la realidad puesto que han sido modificadas y otras que ni siquiera existieron, al igual que muchos personajes que se mencionan a lo largo de las páginas.

Tras leer Memorias de Adriano me quedé con ganas de saber más sobre este personaje de la historia del Imperio Romano y descubrí que fue un hombre complejo, enérgico y de gran carácter; curioso y vanidoso, tirano en algunos momentos, y capaz de matar sin que le temblara el pulso, al que la enfermedad hizo irritable y cruel. Todo un personaje con sus luces y sus sombras.

A quien se anime a leerlo le recomiendo la edición de Edhasa traducida por Julio Cortázar y que contenga los cuadernos de notas a las Memorias de Adriano, complemento perfecto para que le quede claro al lector la realidad de los hechos históricos de los hechos novelados.

Portada: https://img.milanuncios.com/fg/2171/73/217173027_1.jpg

jueves, 14 de marzo de 2019

Annabelle

Autor/a: Lina Bengtsdotter
Título original: Annabelle
Traductor/a: Martin Lexell y Juan José Ortega Román
Edición: 1ª ed.
Lugar de edición: Barcelona
Editorial: Planeta
Año de edición: 2019
Número de páginas: 415
ISBN: 978-84-08-20178-6
Serie Los crímenes de Gullspang 1

Gracias al programa Masa Crítica de Babelio tuve la oportunidad de leer este libro que ha sido el debut más exitoso del año en Suecia por lo que ha obtenido el premio Crimetime Specsavers y ha sido nominado a mejor libro del año. Una presentación nada desdeñable para una novela que, a priori, promete bastante.

Nos trasladamos a Gullspang -un pueblo del interior de Suecia que parece estancado en el tiempo y en el que nunca pasada nada relevante- donde Annabelle Roos, una joven de diecisiete años, desaparece durante una fiesta celebrada en una vieja tienda abandonada.

En un principio la policía de Gullspang no le dio mucha importancia ya que no era la primera vez que Annabelle desaparecía para terminar apareciendo en la casa de su mejor amiga pero, al pasar los días, piden refuerzos a la Brigada Operativa Nacional al ver indicios que apuntan a que tal vez se trate de un crimen.

La investigadora Charlie Langer y su compañero Anders Bratt serán los encargados de llevar la “investigación” a partir de ese momento. Sí, he entrecomillado la palabra investigación porque, aunque sí hablan con el entorno familiar, los amigos y vecinos de Annabelle, el trabajo policial no da mucho más de sí ni se desarrollan las escasas pistas –conseguidas como por casualidad- que van consiguiendo. De hecho, vamos sabiendo lo que pasó aquella noche porque la autora le cede el testigo a la propia Annabelle para que la acompañemos hasta su desaparición.

Gullspang
Annabelle es la primera entrega de la serie Los crímenes de Gullspang protagonizados por Charlie Langer y, desde mi punto de vista, esta novela deja en segundo plano la investigación para centrarse más en la vida de su protagonista. Una mujer muy particular que, aún siendo la mejor en su trabajo, su vida personal es un completo desastre y ahoga en alcohol los fantasmas de su pasado el cual iremos conociendo poco a poco a lo largo de las páginas.

Dicen que las comparaciones son odiosas y, salvando las distancias, me ha recordado un poco a la estructura que sigue Camila Läckberg en sus novelas ya que, al igual que ésta, Lina Bengtsdotter también intercala una historia que aconteció en el pasado y que, hasta el final, no sabremos la relación directa que tiene con la historia del presente.

Pese a que como novela policial no me ha gustado nada, por los motivos que ya he comentado y porque el final –pese a sorprenderme ya que no era lo que me esperaba- me ha parecido la solución más fácil para cerrar la novela, sí me ha gustado conocer el pasado de Charlie y cuáles son los motivos que le han llevado a una vida de autodestrucción.

También me ha gustado el estilo sencillo y sin artificios de la autora, la abundancia de diálogos que le dan mucho dinamismo a la lectura y que sabe enganchar desde el principio. No obstante, no lo considero suficiente y, desde mi opinión totalmente subjetiva, creo que se le ha dado más bombo del que realmente tiene ya que hay novelas mucho mejores que Annabelle.

No sé si me animaré a leer Francesca, la segunda entrega de la serie que aún no se ha publicado en castellano, pero muchas ganas no me han quedado para ser sincera.

Portada: https://pbs.twimg.com/media/Dz2A_JkXQAIwyfa.jpg
Imagen Gullspang: http://hotellrecensioner.com/wp-content/uploads/Four-Bedroom-Holiday-home-in-Gullsp%C3%A5ng-4.jpg

lunes, 11 de marzo de 2019

La tabla de Flandes

Autor/a: Arturo Pérez-Reverte
Edición: 9ª ed.
Editorial: DeBolsillo
Año de edición: 2007
Número de páginas: 412
ISBN: 978-84-9759-265-9

Después de leer Territorio comanche me apetecía leer algo más de Pérez-Reverte y me acordé que tenía en casa La tabla de Flandes desde ni me acuerdo cogiendo polvo en la estantería, así que me puse con él. 

Julia es una restauradora de arte a la que se le encomienda la restauración de La tabla de Flandes, un lienzo del siglo XV pintado por el flamenco Pieter Van Huys. Durante el proceso de restauración descubre, gracias a los rayos X, una inscripción oculta en el cuadro: “Quis necavit equitem” (¿Quién mató al caballero?), que le hace plantearse una serie de cuestiones, entre ellas: quiénes son los personajes del cuadro y por qué Van Huys ocultó la inscripción hace quinientos años. Para responder a esas preguntas Julia recurre a César, un amigo anticuario que es como un padre para ella, y a Álvaro, un historiador de arte con el que mantuvo un romance. Así es como descubre que los personajes retratados son Roger de Arras, Fernando de Ostenburgo y Beatriz de Borgoña y que la inscripción oculta constituye la clave de un secreto que pudo haber cambiado la historia de Europa.

Al poco de recibir el informe de Álvaro en el que se estable quiénes son los retratados y la relación que les une, Julia recibe la noticia de que éste ha sido encontrado muerto en la bañera de su casa. En un principio todo apunta a un trágico accidente pero los acontecimientos que se desencadenan llevarán a una nueva muerte en la que el ajedrez y, más concretamente la partida que el maestro Van Huys pintó en su cuadro, es determinante porque el asesino les invita a que jueguen esa partida al revés. Para ello, contarán con la ayuda de Muñoz, un ajedrecista que será clave para desvelar los misterios que rodean La tabla de Flandes.

Pérez-Reverte crea una trama muy bien estructurada en la que la partida de ajedrez es el eje central sobre el que se desarrolla la historia que engancha de principio a fin. Escrita con un lenguaje sencillo y sin artificios, los movimientos del ajedrez marcarán el desarrollo de la trama en la que el juego de espejos (la partida dentro de la partida), las trampas y equívocos se mezclaran no solo con la pintura, sino también con la música, la historia y las matemáticas.

Quien se anime con La tabla de Flandes encontrará una lectura que va in crescendo a cada página, unos personajes bien perfilados desde los principales a los secundarios y un final sorprendente que no deja indiferente. Sin embargo, adolece de algunos tecnicismos ajedrecísticos que, para quienes no sepan jugar, se les escaparán datos y llegarán a resultarles un poco tediosos pero que, desde mi punto de vista, es necesario para el desarrollo de la historia.

Aunque en términos generales he disfrutado mucho leyendo esta obra tengo que decir que me ha gusto más la parte en la que se esclarece el enigma de la inscripción del cuadro que en la de descubrir al asesino puesto que, aunque me ha sorprendido, no termina de convencerme los motivos que da para matar. Además, el final es abierto y deja al lector con la duda de si la protagonista aceptará o no lo que se le propone.

Portada: http://3.bp.blogspot.com/-ri-jCUiFMKw/UA3VEvbqgXI/AAAAAAAAAkk/X3QDX7357PQ/s1600/Tabla-Flandes.jpg

miércoles, 27 de febrero de 2019

Sin noticias de Gurb

Autor/a: Mendoza, Eduardo
Edición: 22ª ed.
Editorial: Seix Barral
Año de edición: 1994
Número de páginas: 139
ISBN: 84-322-0640-7

La primera vez que leí Sin noticias de Gurb tenía catorce años y lo recordaba como un libro muy divertido con el que me reí mucho. Con el paso de los años, y una nueva relectura, no me he reído tanto pero he sabido apreciar otras cosas que en su momento no tuve en cuenta: la parodia y la mordacidad de Eduardo Mendoza.

Dos extraterrestres son enviados a nuestro planeta con la misión de investigar los usos y costumbre del lugar y, para no llamar la atención, deberán mezclarse con los habitantes autóctonos adoptando forma humana. Tras un aterrizaje un tanto caótico en un páramo de Sardanyola, el jefe de la misión (del que no conocemos su nombre y que será nuestro narrador) ordena a Gurb que adopte la forma corpórea de Marta Sánchez.

Teniendo en cuenta que la acción transcurre en la Barcelona preolímpica y que Marta Sánchez está en pleno auge de su carrera, os podéis imaginar lo inadvertido que pasa Gurb en cuanto sale de la nave espacial y se topa con el primer hombre que se le cruza en el camino. Desde ese momento, Gurb desaparece sin dejar rastro ni ponerse en contacto con su compañero que iniciará una alocada búsqueda por la Barcelona del 92 adoptando formas tan dispares como la del Conde Duque de Olivares, Gary Cooper o el Papa Pío XII.

Escrito en forma de diario Mendoza hace una mordaz crítica de la sociedad, de los políticos y la forma de vida de una ciudad que se preparaba para los Juegos Olímpicos y donde el poder público despilfarraba cantidades ingentes en obras faraónicas abriendo más zanjas que en un campo de batalla.

Sin noticias de Gurb es una lectura fácil y ligera, y no sólo por la breve extensión de sus páginas sino por la exquisita ironía de Mendoza, las disparatadas situaciones que vive nuestro anónimo extraterrestre y las claras descripciones de la Barcelona de los años 90.

Pese a quedar esos años en la memoria de quienes vivimos aquella época, Sin noticias de Gurb sigue siendo una lectura recomendable con la que pasaremos un rato agradable de lectura.

Fuente imagen de portada: http://unlibroparaestanoche.files.wordpress.com/2011/06/20080328-sin-noticias-de-gurb.jpg

viernes, 22 de febrero de 2019

Los asesinos del emperador

Autor/a: Santiago Posteguillo
Edición: 1ª ed.
Lugar de edición: Barcelona
Editorial: Planeta
Año de edición: 2011
Número de páginas: 1200
ISBN: 978-84-0810-325-7
Trilogía Trajano 1

Pese a que la novela histórica es otro de los géneros que más me gustan reconozco que lo tenía dejado de lado y que, de una parte a aquí, me he centrado en las novelas policíacas, thrillers y similares. También he de reconocer que, pese a la fama de Santiago Posteguillo, no había leído ninguno de sus libros y tuvo que ser Yo, Julia el título que picara mi curiosidad pero, como no quedaba ningún ejemplar en la librería y no me apetecía esperar, me decidí por Los asesinos del emperador –primera parte de la trilogía Trajano- y no me arrepiento en absoluto.

Aunque a primera vista dé mucha pereza ponerse a leer un libro de mil doscientas páginas, que recogen treinta y cinco años de la historia de Roma en los que se suceden nueve emperadores, creedme si os digo que no se hace nada pesa su lectura y que todas y cada una de sus páginas merecen la pena.

Posteguillo nos hace viajar en el tiempo para situarnos en la Roma imperial del siglo I d. C, más concretamente a una fecha crucial que marcará el devenir de la Historia: el 18 de septiembre del año 96. Día en el que la conspiración fraguada por Partenio -el consejero del emperador- y otros conjurados se lleva a cabo para terminar con la vida de Domiciano, último miembro de la dinastía Flavia.

Foro romano 
Para comprender los motivos de ésta conjura aún debemos retroceder más en el tiempo para ver a muchos de los personajes en su niñez o juventud durante los últimos años del reinado de Nerón y que serán importantes para más de uno de ellos. Seremos testigos de cómo los hispanos, pese a tener dinero, poder y ciudadanía romana, eran considerados inferiores a los nacidos en Roma. También veremos cómo viven los años de la guerra civil que se produjeron tras el suicidio de Nerón, años convulsos en los que los siguientes emperadores, Galva, Otón y Vitelio, sumen a la ciudad en el caos y la ruina hasta que el Senado proclama a Vespasiano como nuevo emperador y, con él, la dinastía Flavia.

Vespasiano recuperó la calma y las fronteras para el Imperio y, a su muerte, su hijo Tito continuó con la construcción de edificios públicos, se hizo popular por ser generoso con las víctimas de la erupción del Vesubio y del incendio que asoló Roma pero su reinado fue breve –dos años- y su hermano Domiciano le sucede. A partir de aquí conoceremos a uno de los emperadores más tiranos, paranoicos y odiados (solo comparable a Calígula o Nerón) y el personaje central sobre el que se centra la trama de Los asesinos del emperador.

Sin embargo no serán los únicos personajes con los que nos encontraremos ya que treinta y cinco años de historia dan para mucho y un sinfín de nombres más le acompañarán a lo largo de las páginas. Aunque entre todos ellos destacaría a la emperatriz Domicia Longina -la esposa de Domiciano- un personaje potente que derrocha fuerza por doquier y cuya vida está marcada por el sufrimiento, la ira y la sed de venganza. Ella y Domiciano son, desde mi punto de vista, los personajes principales de esta novela que sobresalen por méritos propios sobre todos los demás. En menor medida está Trajano, al que vemos crecer hasta llegar a ser el primer emperador hispano de la Historia y, aunque sí conocemos parte de su vida familiar, son pequeñas píldoras ya que es la primera parte de la trilogía y se irá desarrollando en las siguientes entregas. Por último, Marcio, al que conocemos siendo un niño en las calles de la Subura junto a su gran amigo Atilio. Ambos serán entrenados para ser los mejores gladiadores de la arena del Anfiteatro Flavio hasta que se ven obligados a enfrentarse entre ellos a muerte, ¿quién de los dos será el vencedor?

Domiciano, Tito Flavio
Posteguillo me ha conquistado con esta novela por su estilo sencillo pero cuidado y la forma de narrar en la que dosifica la intriga y los hechos más relevantes para tener al lector engancho de principio a fin. Sus descripciones son muy vívidas y te hacen sentir un personaje en la sombra que recorre todos los rincones de la ciudad de Roma, desde la impresionante Domus Flavia a las calles del Foro y el Anfiteatro pasando por el barrio de la Subura hasta las cloacas, sin olvidar las fronteras del Imperio y los territorios conquistados. Si tuviera que destacar algo no sabría que contestar porque sería todo, desde la veracidad de los hechos históricos –el propio autor lo aclara al final del libro diciendo que la parte novelada es la vida privada de los personajes- a la ambientación, la narración…

Los asesinos del emperador es un libro extenso pero de fácil lectura que se estructura en ocho libros y éstos, a su vez, en capítulos aunque desde mi percepción diría que son tres las partes más diferenciadas: la primera, el día en el que se lleva a cabo la conjura para acabar con la vida de Domiciano; la segunda, retroceder en el tiempo para ser conocedores de todos los acontecimientos que se suceden hasta llegar a ese fatídico 18 de septiembre del año 96 d.C y, tercera, la resolución de la conjura -quiénes estaban involucrados, si consiguen o no sus propósitos, si salen indemnes o son castigados- y el nombramiento de Trajano como emperador.

Gladiadores
Para no perdernos, al principio de cada libro aparece una tabla –a modo de guía- con el nombre del o los emperadores que gobernaron en ese período en el que transcurre la acción. También contamos con una lista de todos los personajes así como mapas de Roma, del palacio imperial, de las diferentes batallas y asedios que tienen lugar en la novela, un glosario de términos latinos y otros datos que resultan muy interesantes consultar durante la lectura.

Guerras, envenenamientos, traidores, delatores, combates de gladiadores, fieras del Anfiteatro, ejecuciones, ira, sufrimiento, sed de venganza, locura, amazonas, poetas, persecución de cristianos, asedios y esperanza se conjugan de forma magistral a lo largo de tantas páginas para darnos a conocer un período fascinante de la Historia. Si habéis tenido la suerte de viajar a Roma, en mi caso he estado varias veces, estoy segura que habréis visitado los foros y el Anfiteatro Flavio (más conocido como Coliseo) disfrutareis de esta novela por partida doble ya que, por un lado, recreareis la Roma imperial y, por otra, vuestra estancia en la città eterna.

No suelo escribir reseñas tan largas pero es que Los asesinos del emperador me ha gustado tanto que no he sabido trasmitirlo de otra forma. Una lectura muy recomendable y que sin duda estará entre mis mejores libros de este año.

Portada: https://static.fnac-static.com/multimedia/Images/ES/NR/37/c3/09/639799/1540-6.jpg
Imagen Foro romano: https://miviaje.com/wp-content/uploads/2018/01/foro-romano.jpg
Imagen Domiciano: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/f/ff/Domiziano_da_collezione_albani%2C_fine_del_I_sec._dc._02.JPG/250px-Domiziano_da_collezione_albani%2C_fine_del_I_sec._dc._02.JPG
Imagen gladiadores: https://guerrerosdelahistoria.com/wp-content/uploads/2016/11/CTC_6PCWsAAB8Op.jpg