jueves, 2 de abril de 2020

Book tag 3: La primavera ha llegado

Este booktag tan primaveral lo vi en el blog de Irene M, Que la suerte esté siempre de vuestra parte, y me pareció original. Así que aquí os dejo mis opciones y os invito a que veáis las suyas.

FLORES: El libro más bonito de tu estantería, por dentro y por fuera
Seguro que alguno más habrá pero el que me viene ahora mismo a la mente es La ciudad de los ojos grises de Félix G. Medroño. Una historia ambientada a principios del s. XX en Bilbao y París que se lee muy bien y que recuerdas aún pasado el tiempo.

CÉSPED: Libro que otros aman pero tú no tanto
Lo tengo claro, El nombre de la rosa de Umberto Ecco. Fue lectura obligatoria en el instituto y recuerdo que terminaba con dolor de cabeza de tanta descripción meticulosa que, desde mi punto de vista, sólo sirve para páginas de relleno. Pese a los años que han pasado lo sigo aborreciendo.

LLUVIA: Libro que te anima cuando estás triste
Wilt de Tom Sharpe, libro muy divertido, irreverente, mordaz y con unos personajes disparatados que se ven envueltos en situaciones muy rocambolescas.

ROCÍO: Libro que te hace sentir vivo

Sinceramente, ninguno en especial y todos a la vez. Cada libro te hace vivir diferentes emociones, conocer cosas que no sabías, viajar a lugares con los que sueñas, conocer otras épocas y culturas así como un sinfín de cosas más que, en su conjunto, sí que me hacen sentir viva.

TORMENTA: Libro que se te hizo impredecible
55 de James Delargy, mi última lectura, libro con una sinopsis muy atractiva y una historia muy particular cuyo final no he visto venir en ningún momento y que me ha deja a cuadros porque no me lo esperaba para nada.

ARCOIRIS: Libro que te costó terminar pero que al final te alegraste de haber leído
Entre tonos de gris de Ruta Sepetys pero no porque no me gustara la historia, todo lo contrario, sino porque es una lectura dura con las que se te cae la lagrimilla pero que merece muchísimo la pena leer.

CLIMA CÁLIDO: Libro que te encantó y del que quieres más
El tribunal de las almas de Donato Carrisi, pese a que al principio no sabía ni por donde cogerlo, me enganchó de tal manera que me dejó con ganas de leer la segunda parte y, cuando la leí, quiero leer la tercera sí o sí.

CLIMA FRESCO: Libro que no te gustó o no pudiste terminar
Creo que ya lo he comentado alguna vez, El tambor de hojalata de Günter Grass. He intentado leerlo en varias ocasiones pero siempre lo dejo a medias porque no puedo con él.

Y hasta aquí llegó el booktag con el que espero hayáis pasado un buen rato.

Imagen: https://encrypted-tbn0.gstatic.com/images?q=tbn%3AANd9GcRE53knuMbb-phKpnirZ0oGRk0Dtbm-5Iw4V1aRAvMYI0zEiEqQ&usqp=CAU

miércoles, 25 de marzo de 2020

Las hijas de la tierra

Autor/a: Alaitz Leceaga
Edición: 1ª ed.
Lugar de edición: Barcelona
Editorial: Ediciones B
Año de edición: 2019
Número de páginas: 560
ISBN: 978-84-666-6633-6

Alaitz Leceaga nos hace viajar en el tiempo, concretamente a finales del s. XIX, una época en la que las mujeres no tenían derechos pero sí obligaciones, sobre todo, obedecer y estar calladitas pero si te rebelabas ya eras una loca o una endemoniada.

La acción trascurre en San Dionisio, un pueblo ficticio de La Rioja, donde conoceremos a Gloria, Teresa y Verónica, las hermanas Veltrán-Belasco, tres jóvenes que creen estar endemoniadas por el mero hecho de haberlo escuchado hasta la saciedad desde que eran pequeñas y por ser pelirrojas y zurdas; pero, a parte de esto, el ver cómo tu madre se vuelve loca o que haya gente que diga que una maldición se cierne sobre los viñedos de la finca Las Urracas, donde viven los Veltrán-Belasco, que llevan secos casi treinta años, también contribuye a creer que estás poseída por demonios.

Las tres hermanas están sometidas a la autoridad de la tía Ángela, una mujer cruel que las somete a todo tipo de castigos si no obedecen o se comportan como perfectas señoritas, a la autoridad de un padre para el que son casi invisibles –al que sólo le importan sus propios fines- y a la de un hermano cruel hasta decir basta. Sin embargo, ocurrirá algo inesperado que dará un vuelco en la vida de las Veltrán-Belasco y Gloria, la hermana mayor, tendrá que coger las riendas de la finca familiar dando lugar a una larga batalla que la llevará a enfrentarse con los bodegueros y los hombres más importantes de San Dionisio quienes no ven en ella un rival pero a los que dará más de una sorpresa y pondrá en duda sus privilegios.

Gloria contará con la ayuda de Teresa y Verónica, sus hermanas, así como la de Diana la vinatera; una mujer hecha así misma, desobediente y malhablada con más conocimientos sobre las vides que cualquier hombre pero también tendrá que hacer frente a enemigos muy poderosos que no le van a poner las cosas nada fáciles.

Si quieres saber si Gloria y sus hermanas son capaces de “resucitar” los viñedos o qué se esconde en la casona de los Veltrán-Belasco cuando por las noches se escuchan voces extrañas, gritos o arañazos en las paredes… te animo a que te adentres en las páginas de Las hijas de la tierra, una lectura amena que se lee rápido pese a su extensión.

El libro engancha desde el principio ya que comienza con Gloria y su hermano, Rafael, junto a un lago en el que tienen lugar una serie de acontecimientos que no dejan indiferente al lector y en el que somos testigos de que la relación entre los hermanos tiene mucha tela que cortar y a cada vuelta de hoja te preguntas qué pasará ahora ya que la autora sabe mantenerte pegado a sus páginas.

Escrito en primera persona, será Gloria quien nos cuente la historia de su familia y de la finca Las Urracas con un lenguaje sencillo donde las descripciones son muy vívidas y parece que estés viendo los escenarios a través de un agujerito, trasportando al lector a esos campos maravillosos cubiertos de viñas o a la casona oscura y tétrica ajada por el tiempo y el olvido. También los personajes están bien descritos y definidos, tanto los principales como los secundarios, especialmente las hermanas Veltrán-Belasco, pero si tuviera que quedarme con uno sería con Verónica ya que es el más especial de todos, el que tiene un don para la música y es capaz de ver cosas que aún no han sucedido, aunque todos y cada uno de los personajes tienen su función.

Es un libro que combina ingredientes para gustar a todos los públicos, desde la fantasía al romance, pasando por maldiciones, el empoderamiento femenino, asesinatos, conspiraciones… un poco de todo que, en su justa medida, hacen de Las hijas de la tierra una lectura muy amena gracias a capítulos no muy largos que se estructuran en cinco partes bien diferenciadas y donde Leceaga sabe dosificar la intriga para que quieras seguir leyendo. No obstante, aunque le sobran algunas páginas y algunas cosas están un poco forzadas, el final me ha dejado un sabor agridulce. Por un lado, sucede algo con Gloria que no he visto venir y que me ha sorprendido pero, por otro, se me queda un poco pobre y habría agradecido un epílogo en que me explique qué pasa con Verónica y la maldición de las Veltrán-Belasco, conocer un poco más del pasado de Miguel o qué pasa con Rafael.

Pese a todo ha sido una lectura muy amena que he disfrutado como una enana y que ha cumplido con creces las expectativas que tenía puestas en esta novela que eran bastante altas, así que, me animaré con su primera novela El bosque sabe tu nombre.

Portada: https://imagessl6.casadellibro.com/a/l/t5/36/9788466666336.jpg
Imagen: https://www.izkigolf.eus/wp-content/uploads/2016/09/rioja-alavesa-izki-golf-vinedos.jpg

viernes, 20 de marzo de 2020

Por fin es viernes 15

Aunque hoy sea un viernes diferente vamos a ponerle buena cara al mal tiempo y nada mejor que hacerlo con música. Hoy me ha podido mi vena metalera y seguro que reconocéis el riff del principio porque ya es mítico.




Sí, son los australianos AC/DC y su Thunderstruck publicado en 1990 que cada vez que lo escucho me da un subidón de energía tremendo y estos días es lo que más necesito, canciones que me motiven y pongan las pilas.

¿Qué canciones os motivan a vosotros? Acepto sugerencias. 

lunes, 16 de marzo de 2020

La red púrpura

Autor/a: Carmen Mola
Edición: 1ª ed.
Lugar de edición: Madrid
Editorial: Alfaguara
Año de edición: 2019
Número de páginas: 423
ISBN: 978-84-204-3557-2
Serie Elena Blanco 2

Tras el impactante final de La novia gitana, la primera novela protagonizada por la inspectora Elena Blanco, tenía muchas ganas de leer La Red Púrpura; un nuevo caso en el que los miembros de la Brigada de Análisis de Casos (BAC) se verán inmersos en una historia muy negra y truculenta que ha conseguido ponerme el bello de punta. Dice un refrán muy castizo: “de Madrid al cielo” pero en La Red Púrpura más bien es de Madrid al infierno.

Mola nos presenta un inicio de novela que no deja indiferente y que atrapa desde la primera hoja ya que en un chalet de Rivas un joven de dieciséis años está visionando un espectáculo snuff y para ello ha sido capaz de robar a sus padres tres mil euros con los que pagar el enlace que le permite ver semejante aberración.

Elena y su equipo están investigando la Red Púrpura (todo lo peor que se puede encontrar en Internet) y más concretamente los espectáculos snuff. Mariajo, la experta en informática de la BAC, localiza una IP que está conectada en esos momentos al “espectáculo” y el operativo se traslada inmediatamente al chalet de Rivas con todo lo que ello supone. Sin embargo, esta será la punta del iceberg de un caso que les lleva a investigar toda una trama urdida por y para espectáculos snuff donde no se duda en secuestrar, violar, matar y hacer lo que sea necesario para conseguir sus fines.

Según iba avanzando en la lectura me ha recordado, salvando las distancias, a la película Tesis y me ha hecho plantearme una serie de preguntas: ¿qué pasa con los niños y adultos que desaparecen y nunca más se sabe de ellos? ¿Hasta dónde es capaz de llegar una persona para satisfacer sus instintos? ¿Cómo puede alguien sentir placer o euforia con el sufrimiento de un ser humano?

Como comentaba al principio, la acción trascurre principalmente en Madrid y nos moveremos en escenarios tan variopintos como la plaza Mayor, la Cañada Real y Puente Vallecas, entre otros, también una finca de Cádiz que será escenario clave en la investigación. La autora hace gala de un gran conocimiento de Madrid y eso se ve reflejado en las descripciones que trasladan al lector a cada uno de los distintos escenarios.

Al igual que en la anterior novela tenemos un argumento central, desarticular la Red Púrpura y saber quién se esconde tras ella y, por otro lado, seguimos siendo testigos de la historia personal de la inspectora Blanco y su espiral autodestructiva que se acrecenta mucho más con este caso ya que le toca de forma muy personal. También veremos la evolución del resto de los personajes de la BAC, sobre todo de Orduño, y cómo la disponibilidad que les exige su jefa les hace no tener vida propia lo que hace plantarse a alguno de los personajes la posibilidad de presentar su renuncia o pedir un traslado.

Narrada en tercera persona, la novela se estructura en cinco partes divididas, a su vez, en capítulos cortos que le dan mucho dinamismo a la lectura y en los que la autora dosifica la tensión justa para que quieras seguir leyendo uno tras otro hasta el final porque, una vez que empiezas, te engancha de tal manera que no puedes parar de leer.

Sin embargo, el final me ha dejado un sabor agridulce ya que me ha parecido un poco precipitado con respecto al ritmo en que se ha desarrollado la investigación y también me ha resultado bastante extraño que sea el propio Padre quien descubra sus cartas ante la inspectora Blanco. Si bien es cierto que no me esperaba quién era esa persona sí he visto venir otro acontecimiento del que no os puedo hablar ya que os destriparía el libro así como la decisión que toma Elena tras la resolución del caso.

Pese a que la lectura es sencilla y el lenguaje directo y sin florituras tengo que reconocer que no ha sido una lectura fácil ya que tengo tendencia a imaginar todo lo que leo y me ha costado, especialmente, la parte en la que entran en juego menores de edad pero no podía dejar de leer porque me tenía enganchada y quería saber quién se esconde detrás de la Red Púrpura. Desde ya os digo que no es una lectura recomendable para todo el mundo por la crudeza de los pasajes y mucho menos para mentes sensibles.

Investigando un poco he visto que hay una tercera entrega titulada La Nena que estará disponible a partir del 2 de abril de este 2020 bajo la editorial Alfaguara.

Portada: https://imagessl9.casadellibro.com/a/l/t5/89/9788420435589.jpg

miércoles, 11 de marzo de 2020

Empezando lectura 13

Hacía tiempo que quería leer Las hijas de la tierra de Alaitz Leceaga y, al fin, le ha llegado su momento. Es una novela de la que he leído muy buenas críticas y tiene el listón bastante alto así que espero que cumpla las expectativas que tengo puestas en ella pero la sinopsis promete.

UNA TIERRA MALDITA 
La Rioja, 1889. Hay quien dice que una maldición se ciñe sobre los viñedos de la finca Las Urracas, secos desde hace años. Mientras las grandes bodegas de la región comienzan su edad dorada, Gloria -la joven hija del propietario- languidece en la vieja mansión familiar viendo aproximarse otro otoño sin cosecha.

UNA MUJER DISPUESTA A LUCHAR POR EL PODER 
Sometida a la autoridad de una tía cruel y un padre ausente, Gloria verá cambiar su vida de un día para otro cuando tenga que ponerse al frente del negocio familiar. Comenzará entonces una larga batalla que la enfrentará a los bodegueros y caciques locales, que no conciben tener como rival a una mujer. Y menos a una que pone en duda sus viejos privilegios.

UN GRAN MISTERIO QUE DEBE SALIR A LA LUZ 
Con la ayuda de sus hermanas, Gloria luchará por recuperar el esplendor de sus viñedos, al tiempo que se adentra en los secretos que esconden las habitaciones cerradas y los campos muertos de Las Urracas.

Bajo la sombra de una maldición, y sin miedo a nada ni a nadie, las mujeres de esta novela lucharán por el poder que les pertenece.

Portada: https://images-eu.ssl-images-amazon.com/images/I/51QQi3nUr1L.jpg